• El logo de la compañía estadounidense Google en San Francisco, estado de California.
Publicada: miércoles, 24 de junio de 2020 7:49

Debido a la brutalidad policial contra protestas antirracistas en EE.UU., los empleados de Google piden a la compañía que deje de vender tecnología a la Policía.

“¿Por qué ayudar a las instituciones responsables de la rodilla en el cuello de George Floyd a ser más efectivas organizacionalmente?”, expresaron los empleados de la compañía estadounidense Google, en un comunicado difundido el martes.

En este sentido, los empleados manifestaron su decepción al saber que Google todavía está vendiendo sus servicios a las fuerzas policiales, argumentando que esta compañía pretende vender más tecnologías en lugar de cortar los lazos con la Policía estadounidense, a diferencia de otros que quieren “desfinanciar estas instituciones”.

“Nosotros, como sociedad, hemos superado el punto en el que decir 'Black Lives Matter' (las vidas negras importan) no es suficiente, tenemos que demostrar en nuestro pensamiento, en nuestras palabras y en nuestras acciones”, declararon.

Abordar el racismo no es solo una cuestión de palabras, sino es de acciones tomadas para desmantelar las estructuras reales que lo perpetúan, afirmaron los trabajadores del gigante tecnológico estadounidense.

 

El comunicado de los empleados de Google se difundió mientras varias otras empresas ya han condenado duramente las medidas brutales de la Policía estadounidense durante las protestas antirracistas por el asesinato del afrodescendiente George Floyd a manos de la Policía de Mineápolis.

En este contexto, la empresa multinacional estadounidense ‘International Business Machines’ (IBM) anunció a principios de este mes de junio que dejará de ofrecer tecnología de reconocimiento facial a la Policía, además, la empresa del comercio electrónico Amazon dejó en claro que prohibirá a la Policía del país norteamericano usar su aplicación de reconocimiento facial durante un año.

Tras la muerte de Floyd, se han desatado manifestaciones en diversas ciudades de EE.UU. para denunciar la violencia policial contra las minorías, especialmente los afrodescendientes. Sin embargo, las protestas, desde un principio, se enfrentaron a una respuesta agresiva. Entretanto, el presidente de EE.UU., Donald Trump no deja de exigir a los gobernadores del país cargas policiales, arrestos y duras sentencias de cárcel contra la gente furiosa.

nlr/ktg/ask/msf