• Un buque de la Armada estadounidense.
Publicada: miércoles, 24 de junio de 2020 1:24

Un barco de la Marina de EE.UU. navegó cerca de la costa venezolana en un claro desafío al Gobierno de Caracas, que afirma tener el control de esas aguas.

El USS Nitze, un destructor lanzamisiles de la Marina estadounidense, incursionó el martes en aguas internacionales, cerca de las costas venezolanas, en una maniobra que el Comando Sur (Southcom) calificó de “operación de libertad de navegación”.

En una publicación en su sitio web, el Comando Sur dijo que el USS Nitze, incursionó en un área fuera de las aguas territoriales de Venezuela, que se extienden a unas 12 millas náuticas de sus costas, pero dentro de un área que Venezuela “afirma falsamente tener el control, una afirmación que es incompatible con el derecho internacional”.

El almirante Craig Faller, comandante del Comando Sur, insistió que esas “libertades” son base de los esfuerzos de seguridad en curso y esenciales para “la paz y la estabilidad regional”.

La medida se produce después de que la Administración estadounidense presidida por Donald Trump anunciara en abril que estaba desplegando más activos militares de los EE.UU. en el Caribe con el pretexto de interrumpir presuntos envíos de narcóticos por parte de Venezuela.

 

La Marina estadounidense afirma que se trata de operaciones rutinarias para la libertad de navegación en todo el mundo y para preservar el derecho de acceso marítimo garantizado a todas las naciones bajo el derecho internacional.

“Estados Unidos continuará volando, navegando y operando donde lo permita el derecho internacional, preservando los derechos, las libertades y el uso legal del mar y el espacio aéreo garantizados a todas las naciones”, precisó el almirante Faller.

Washington, sin embargo, amenazó con impedirles el paso a los cinco petroleros iraníes que viajaron en mayo rumbo a Venezuela, pese a estar en aguas internacionales, violando esa misma “libertad de navegación” que dice proteger.

La maniobra de la Armada estadounidense, además, se produce un día después de que el buque de carga con bandera iraní Golsan atracara en el puerto de La Guaira con una carga de alimentos para abastecer a la nación sudamericana.

Tras el fracaso estratégico ante el envío de combustible iraní a Venezuela, EE.UU. amenazó con imponer sanciones a los puertos, compañías navieras y aseguradoras que faciliten dichas transacciones.

lvs/nii/