• El presidente de EE.UU., Donald Trump, en una reunión oficial en la Casa Blanca, en Washington, EE.UU., 1 de febrero de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 1 de febrero de 2019 22:45

EE.UU. está adoptando “opciones de respuesta militar” tras la salida del país de uno de los últimos grandes tratados de control de armas con Rusia, el INF.

“Desarrollaremos nuestras propias opciones de respuesta militar y trabajaremos con la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) y nuestros aliados para negar a Rusia cualquier ventaja militar derivada de su conducta ilegal”, ha anunciado este viernes el mandatario estadounidense, Donald Trump.

Este mismo viernes, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, ha informado que Washington suspenderá a partir del sábado el cumplimiento de las obligaciones estipuladas en el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés) y comenzará el proceso de retirada en seis meses.

El INF fue suscrito en 1987 entre la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y Estados Unidos para prohibir los misiles balísticos y de crucero con alcance de entre 500 y 5500 kilómetros.

El inquilino de la Casa Blanca, no obstante, ha responsabilizado al Gobierno de Rusia de ser el causante de la salida de EE.UU. del acuerdo, acusándolo de haber violado “por largo tiempo el tratado con impunidad”. 

Desarrollaremos nuestras propias opciones de respuesta militar y trabajaremos con la OTAN y nuestros aliados para negar a Rusia cualquier ventaja militar derivada de su conducta ilegal”, ha anunciado el presidente de EE.UU., Donald Trump, tras la salida de su país de uno de los últimos grandes tratados de control de armas con Rusia, el INF.

 

"Durante demasiado tiempo, Rusia ha violado el tratado con impunidad, desarrollando de forma encubierta y desplegando un sistema de misiles prohibidos que representa una amenaza directa para nuestros aliados y tropas en el extranjero”, ha indicado.

Rusia ha rechazado en reiteradas ocasiones las acusaciones estadounidenses y ha arremetido, a su vez, contra el Gobierno de Trump por “ignorar” todas las propuestas “constructivas” de Moscú para salvar el INF.

EE.UU. se retiró en 2002 del Tratado de Misiles Antibalísticos (ABM, por sus siglas en inglés) y tampoco pretende debatir la prórroga del Tratado de Reducción de las Armas Estratégicas (START III, por sus siglas en inglés), temas que han suscitado gran preocupación en Rusia y otros países del mundo.

Distintos analistas advierten de que una eventual salida de Estados Unidos del INF llevará a una nueva carrera armamentística, y consideran que el objetivo de Washington es acumular fuerzas militares en el continente europeo.

myd/ctl/ahn/mjs

Comentarios