• El jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, el general Martin Dempsey
Publicada: domingo, 19 de julio de 2015 9:36
Actualizada: sábado, 30 de diciembre de 2017 6:04

El jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., Martin Dempsey, descartó la necesidad de desplegar más tropas o asesores estadounidenses en Irak.

“Irak no necesita más tropas o asesores estadounidenses para ayudar a las fuerzas locales en su lucha contra los terroristas del EIIL (Daesh, en árabe)”, indicó Dempsey la noche del sábado, poco después de aterrizar en Bagdad, capital de Irak, en el marco de una visita sorpresa.

Irak no necesita más tropas o asesores estadounidenses para ayudar a las fuerzas iraquíes en su lucha contra los terroristas del EIIL (Daesh, en árabe)”, indicó Dempsey.

Explicó que esa medida se adoptó después de que comandantes estadounidenses de alto rango le aseguraran de que el país no pretende, por el momento, involucrarse más en este conflicto. También con ellos abordó el "progreso" en la supuesta lucha que lidera Washington contra los terroristas, en especial, los takfiríes de Daesh, que desde más de un año cometen crímenes de lesa humanidad en ese territorio árabe.

Pese a los "avances" clamados por las fuerzas estadounidenses, Dempsey confesó que los iraquíes han tenido más éxito en expulsar a los terroristas de Daesh que los estadounidenses.

El Ministerio de Defensa de Irak informó el sábado del abatimiento de decenas de terroristas de este grupo takfirí en la ciudad de Mosul, capital de la provincia norteña de Nínive, como resultado de los ataques aéreos del Ejército iraquí.

El pasado lunes, las fuerzas iraquíes, desde los frentes de Faluya y Al-Ramadi iniciaron una masiva operación militar para expulsar al EIIL de la provincia Al-Anbar. Desde esa fecha, ya se ha recuperado el control de diferentes partes de la provincia.

En recientes meses, el Ejército iraquí ha retomado el control de varias zonas ocupadas por los terroristas de Daesh, en particular en las provincias de Diyala (este) y Salah al-Din (centro).

El pasado 10 de junio, el Gobierno estadounidense informó que enviaría 450 asesores militares a Irak, supuestamente, para entrenar al Ejército iraquí en su lucha contra los terroristas del EIIL, una decisión que provocó las críticas del primer ministro de ese país árabe, Heidar al-Abadi.

El belicismo de Washington en Irak contraviene la postura de algunos políticos iraquíes. El pasado 22 de marzo, el secretario general de la organización iraquí Badr, Hadi al-Ameri, reiteró que el pueblo iraquí no necesita de los ataques aéreos de Estados Unidos para liberar la ciudad de Tikrit, capital de la provincia central de Salah al-Din.

En reiteradas ocasiones, los estadounidenses, quienes deberían estar bombardeando a los terroristas,les han enviado armas o han atacado “por error” a las fuerzas iraquíes. Recientemente también derribaron un caza iraquí.

ask/ctl/hnb