• Fuerzas estadounidenses desplegados en la frontera México-EE.UU. California, 15 de noviembre de 2018.(Foto: AFP)
Publicada: viernes, 16 de noviembre de 2018 18:32

El contingente militar de EE.UU. en la frontera con México está preparado para cerrar el paso a los emigrantes que quieren entrar en EE.UU.

“Estamos prácticamente completos en cuanto a la cantidad de gente que está allá”, dijo ayer jueves el subsecretario de Defensa de Estados Unidos, Patrick Shanahan, un día después de una visita de su jefe, el secretario de Defensa James Mattis.

Según detalló el funcionario, el contingente ha quedado completo con 5800 efectivos, muy por debajo de los 10 000 a 15 000 soldados que según el presidente estadounidense, Donald Trump, serían necesarios para resguardar la frontera frente a lo que ha llamado una “invasión” de inmigrantes.

Los detractores de Trump lo acusan de haber utilizado la situación de la caravana para dar a los republicanos un impulso que necesitaban antes de las elecciones de medio mandato avivando sentimientos antinmigrantes entre los votantes.

Mattis, sin embargo, rechazó la afirmación de que Trump estuviera aplicando una treta de campaña. “Nosotros no hacemos triquiñuelas”, dijo.

Algunos militares retirados de EE.UU. han criticado también a Trump por ejercer, para avanzar en su agenda política, una presión adicional sobre un Ejército afectado por años de guerras y recortes presupuestarios.

Estamos prácticamente completos en cuanto a la cantidad de gente que está allá”, declaró el jueves el subsecretario de Defensa de Estados Unidos, Patrick Shanahan, en alusión al despliegue del contingente militar estadounidense en su frontera con México.

 

Por otra parte, algunos expertos consideran que despliegues mucho menores de la Guardia Nacional en la frontera han costado cientos de millones de dólares y han advertido acerca del costo del despliegue para los contribuyentes.

El Gobierno de EE.UU., que ha desplegado un gran contingente militar y amenaza con detener y deportar a los emigrantes que entren en su territorio sin autorización, ya tiene pensado retener en “ciudades de carpas” a quienes logren entrar en su territorio mientras se revisa su expediente.

El presidente estadounidense ya había tachado a esos mismos emigrantes, o a gran parte de ellos, de “asesinos y ladrones”. “EE.UU. no será un campo de inmigrantes ni un complejo para mantener refugiados. No lo será”, dijo Trump.

Distintos analistas han advertido de que Estados Unidos está planeando retomar su polémica práctica de separar familias y encarcelar a menores.

nlr/mla/snz/alg

Comentarios