• Un misil de crucero Standoff de largo alcance (LRSO, por sus siglas en inglés), fabricado por Estados Unidos.
Publicada: martes, 13 de febrero de 2018 2:05
Actualizada: martes, 13 de febrero de 2018 2:29

El Pentágono, en su último reporte sobre su nueva doctrina nuclear, intenta mostrar la supuesta falta de desarrollo nuclear de Estados Unidos para esconder los verdaderos datos sobre su arsenal atómico, indica un informe del diario estadounidense The Washington Post.

El secretario del Departamento de Defensa (el Pentágono) estadounidense, Jim Mattis, mostró y explicó ante el Senado una gráfica de la ‘Revisión de la Postura Nuclear 2018’ (NPR, por sus siglas en inglés) que, según sus palabras, refleja la supuesta falta de desarrollo nuclear de Estados Unidos en los últimos ocho años en comparación con Rusia, China y Corea del Norte.

Sin embargo, estas afirmaciones serían en realidad parte de una estrategia de la Casa Blanca para esconder datos sobre el verdadero estado de su arsenal nuclear, según estimaron el lunes varios especialistas en un informe publicado en The Washington Post.

Los expertos opinan que habría que revisar el nuevo informe NPR, pues algunos datos pretenden mostrar que Rusia, China y Corea del Norte han adelantado a EE.UU. en el desarrollo de nuevos sistemas nucleares desde 2010 y, en función de esa base equivocada, justificarían la modernización del armamento nuclear estadounidense que propone el reporte.

Es difícil de leer y tiene pocos detalles, por lo que parece que está destinada principalmente a fines propagandísticos: de un vistazo, uno podría tener la impresión de que EE.UU. se ha detenido mientras las otras naciones han avanzado”, argumentan analistas en un artículo de Washington Post.

 

Los autores del artículo aseguran que la tabla del informe del Pentágono compara “inconsciente y engañosamente” a Washington con sus adversarios nucleares.

“Es difícil de leer y tiene pocos detalles, por lo que parece que está destinada principalmente a fines propagandísticos. En un vistazo, uno podría tener la impresión de que EE.UU. se ha detenido mientras las otras naciones han avanzado”, argumentan.

El director del proyecto de información nuclear en la Federación de Científicos Estadounidenses, Hans Kristensen, opina también que, partir de 2010, resulta “bastante arbitrario” y no representa la verdadera industria militar estadounidense. EE.UU. adoptó nuevos sistemas en los años 90 y una década después, por lo que no se ven reflejados en ese informe, asegura.

Asimismo, el archivo no incluye algunos sistemas que EE.UU. desarrolla y aún no se han puesto en marcha como el bombardero furtivo B-21 Raider, el submarino de misiles balísticos de clase Columbia, el misil de lanzamiento a larga distancia (LRSO, por sus siglas en inglés), y otro proyectil aún sin nombre, conocido como Disuasión Estratégica Basada en Tierra (GBSD, en su acrónimo en inglés).

Esto es mientras que el informe sí incluye armas supuestamente nucleares de Rusia que en realidad están en su fase de desarrollo y no se ha dado a conocer aun si serán o no nucleares.

snr/ncl/snz/hnb

Comentarios