• Hasan Rohani, presidente de Irán, habla en el Parlamento nacional tras entregar nuevo presupuesto del país, 8 de diciembre de 2019. (Foto: President.ir)
Publicada: domingo, 8 de diciembre de 2019 9:09

El presidente de Irán ha presentado este domingo el presupuesto del país para el nuevo año persa, indicando que se fundamenta en la Economía de Resistencia.

“El presupuesto del próximo año será el presupuesto de la resistencia y la lucha contra las sanciones”, ha recalcado el mandatario iraní en un discurso ofrecido ante los parlamentarios de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles).

Rohani ha señalado el fracaso de los planes de los enemigos para debilitar la economía nacional y ha aseverado que el país está en el camino del desarrollo y la prosperidad.

El presidente ha subrayado que tal y como las autoridades de Estados Unidos y el régimen de Israel fallaron en obstaculizar el avance de la República Islámica y la implementación del presupuesto del año pasado tampoco conseguirán materializar sus objetivos en el futuro.

 LEER MÁS: “EEUU fracasó en hacer colapsar la economía iraní con presiones”

“El presupuesto del año nuevo envía este mensaje a todo el mundo: a pesar de los embargos, el Gobierno iraní gestionará el país, especialmente en lo relacionado al petróleo”, ha aseverado.

El presupuesto del próximo año será el presupuesto de la resistencia y la lucha contra las sanciones”, ha recalcado el presidente de Irán, Hasan Rohani, en un discurso ofrecido el Parlamento nacional tras entregar el presupuesto del país para el próximo año.

 

Rohani ha comentado que el nuevo presupuesto es casi independiente de los ingresos del petróleo, el crudo y el gas, y que la cantidad estimada para este sector es igual a la fijada para el sector de la construcción.

LEER MÁS: EEUU impone sanciones contra el sector de la construcción de Irán

Entonces, las condiciones económicas se mejorarán en el futuro, ha enfatizado el mandatario iraní insistiendo que el Gobierno se esfuerza para proveer bienestar al pueblo.

En mayo de 2018, Washington se retiró de manera unilateral del acuerdo nuclear alcanzado en 2015 entre Teherán y el Grupo 5+1 —entonces formado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania—, e inmediatamente reimpuso diversas rondas de sanciones, las que se había levantado en virtud del pacto y otras más. Además, adoptó una política de “máxima presión”, centrada principalmente en la economía, junto con amenazas militares para poner de rodillas a Irán.

Pero, los duros embargos no han causado el efecto esperado por Washington, pues la República Islámica sigue desarrollándose en diversos campos.

LEER MÁS: OMS: Irán es pionero en sector sanitario en Mediterráneo Oriental

LEER MÁS: Defensa: Irán fabrica 770 equipamientos defensivos pese a sanciones

msm/ctl/msf

Comentarios