• El ministro de Petróleo iraní, Biyan Namdar Zanganeh, habla con los periodistas en Austria, 6 de diciembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 8 de junio de 2019 23:05
Actualizada: domingo, 9 de junio de 2019 4:40

Irán asegura que ningún país podrá llenar el sitio que deja vacío el crudo iraní, debido a la inestabilidad del mercado a nivel global.

El ministro de Petróleo iraní, Biyan Namdar Zanganeh, ha rechazado las afirmaciones de que Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) pueden suplir la participación de la República Islámica en el mercado global del petróleo. “Ningún país puede hacerlo debido a la fragilidad del mercado”, ha aseverado el titular persa.

“El mercado es inestable y frágil y estos países (Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos) están haciendo todo lo posible para evitar que los precios del petróleo aumenten a través de la propaganda”, ha declarado Zanganeh en una entrevista con SHANA, agencia de noticias del Ministerio de Petróleo iraní, publicada este sábado.

Este esfuerzo, prosigue el ministro, busca beneficiar a Estados Unidos y el régimen de Israel, pero va en detrimento de los productores de petróleo, incluidos los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) e incluso los consumidores.

En declaraciones a otro medio, Zanganeh ha dicho que Irán no tiene planes de abandonar la OPEP a pesar de que algunos de sus miembros hayan convertido a esta organización en un foro político para “confrontar a dos de sus miembros fundadores es decir a Irán y Venezuela”.

El mercado es inestable y frágil y estos países (Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos) están haciendo todo lo posible para evitar que los precios del petróleo aumenten a través de la propaganda”, declaró el ministro del Petróleo, Bijan Namdar Zanganeh.

 

Las declaraciones de Zanganeh se producen en medio de un clima de tensiones entre Irán y EE.UU., que empezaron a crecer desde que este último abandonó el acuerdo nuclear de 2015 —de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés)— y reimpuso las sanciones contra el país persa.

En busca de reducir a cero las exportaciones de crudo persa, Estados Unidos quitó el pasado mayo las exenciones a las sanciones que había concedido en noviembre de 2018 a ocho países, permitiéndoles seguir comprando el hidrocarburo a Irán. 

Por su parte, Irán, uno de los grandes productores y exportadores del crudo, difícil de ignorar, ha rechazado la decisión de Washington en su contra y asevera que EE.UU. nunca podrá “reducir a cero” las exportaciones de petróleo, pues Teherán conoce las vías para sortear sanciones estadounidenses.

En un reciente acto de hostilidad, el Departamento del Tesoro estadounidense, a través de su Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por su acrónimo en inglés) introdujo el viernes nuevas sanciones contra la Compañía de Industrias Petroquímicas del Golfo Pérsico (PGPIC, por sus siglas en inglés).

lvs/ncl/snz/alg

Comentarios