• El petrolero iraní Delavar.
Publicada: lunes, 22 de abril de 2019 14:52
Actualizada: lunes, 22 de abril de 2019 22:22

EE.UU. nunca podrá “reducir a cero” las exportaciones de crudo iraní, ya que Irán conoce las vías para sortear sanciones estadounidenses, dice un alto cargo persa.

Una fuente conocedora del tema en el Ministerio iraní de Petróleo ha restado importancia a la decisión de EE.UU. de poner fin “a partir del 2 de mayo” a las exenciones relativas a las sanciones que otorgó en noviembre pasado a ocho países que importan crudo o condensado iraní.

“Ya sea que las exenciones continúen o no, las exportaciones de petróleo de Irán no se reducirán a cero bajo ninguna circunstancia a menos que las autoridades iraníes decidan detenerlas (...) y tal medida no es aplicable ahora”, ha dicho este lunes la fuente a la agencia local de noticias Tasnim.

El responsable ha dicho que las autoridades iraníes “han estado monitoreando y analizando todos los escenarios y condiciones posibles para el desarrollo de las exportaciones de petróleo del país y han tomado las medidas necesarias sin esperar la decisión de Estados Unidos al respecto”.

Ya sea que las exenciones continúen o no, las exportaciones de petróleo de Irán no se reducirán a cero bajo ninguna circunstancia a menos que las autoridades iraníes decidan detenerlas (...) y tal medida es aplicable ahora”, ha dicho una fuente conocedora del tema en el Ministerio iraní de Petróleo, en alusión a la decisión de EE.UU. de poner fin a las exenciones a las sanciones que otorgó en noviembre pasado a ocho países que importan crudo iraní.

 

EE.UU., ha proseguido la fuente, siempre se ha esforzado por dañar a Irán, pero la República Islámica “es experimentada en neutralizar los intentos de los enemigos para atacar a nuestro país” y sortear las sanciones estadounidenses.

El funcionario persa ha explicado que “el mercado petrolero internacional necesita el crudo iraní y la República Islámica tiene muchas opciones para vender su petróleo”.

EE.UU. abandonó en mayo pasado el acuerdo nuclear firmado en 2015 por Teherán y el Grupo 5+1 (entonces formado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), y reimpuso sanciones contra el país persa, pese al rechazo a nivel internacional, incluido otros signatarios.

Sin embargo, debido a la falta de un sustituto para el crudo iraní, Washington otorgó exenciones a ocho países —China, la India, Japón, Corea del Sur, Taiwán, Turquía, Italia y Grecia— permitiéndoles seguir importando sin incurrir en sanciones por un periodo de seis meses más.

La República Islámica, uno de los grandes productores y exportadores del crudo, difícil de ignorar, ha asegurado que frustrará las sanciones petroleras de EE.UU. y que la retórica norteamericana solo disparará el precio del condensado a nivel mundial.

ftm/ctl/tmv/mkh

Comentarios