• Un caza F-4 Phantom de Irán vuela cerca del torre de Milad en Teherán, la capital iraní.
Publicada: domingo, 24 de junio de 2018 1:24
Actualizada: domingo, 24 de junio de 2018 2:23

Los cazas F-4 Phantom de Irán, armados con los misiles de crucero Nasr y Qader, representan una amenaza creíble para los buques enemigos en el Golfo Pérsico.

La revista Military Watch que provee análisis confiables sobre asuntos militares en todo el mundo, ha evaluado la capacidad de los aviones de combate F-4 Phantom de la Fuerza Aérea de Irán, y explica que estos aparatos aunque pertenecen a la era de la Guerra de Vietnam, juegan un papel clave en la defensa de las costas del país persa en el Golfo Pérsico y el estrecho de Ormuz, ante una arremetida extranjera.

“Los cazas (F-4) son más pesados, más rápidos y pueden operar desde altitudes más altas que las plataformas rivales como los F-16 y F-18 desplegados por potenciales adversarios del país persa, y con amplias modernizaciones indígenas representan una amenaza creíble”, se lee en el artículo publicado el viernes.

Misiles balísticos, modernizados aviones de guerra, incluidos los F-4, barcos de ataque y submarinos diesel, entre ellos los sumergibles de la clase Kilo, además de otras armas convencionales de fabricación nacional, forman parte del arsenal que utilizaría Irán para neutralizar un eventual ataque naval del enemigo, según el estudio.

Los cazas (F-4) son más pesados, más rápidos y pueden operar desde altitudes más altas que las plataformas rivales como los F-16 y F-18 desplegados por potenciales adversarios del país persa, y con amplias modernizaciones indígenas representan una amenaza creíble”, se lee en un artículo publicado en la revista Military Watch.

 

La Fuerza Aérea iraní, agrega el artículo, ha aumentado su poder naval disuasivo, equipando sus cazas F-4 Phantom con los misiles de crucero anti-buque, también de fabricación nacional, Nasr y Qader.

El proyectil Nasr “con un alcance de 35 km y capacidad de acercarse a buques de guerra enemigos a baja altura, ha sido modificado para ser cargado por los cazas pesados ​​F-4 iraníes”, indica el documento.

“Como cada Phantom puede desplegar múltiples misiles y puede llevarlos tan lejos de las costas iraníes debido al largo alcance del avión, los Phantoms armados para un ataque marítimo pueden representar una amenaza significativa para los buques de guerra enemigos”, advierte el estudio.

De acuerdo con el análisis, los aviones de guerra F-4 Phantom pueden ayudar a la Fuerza Aérea iraní a “cazar” buques y portaviones de enemigos y a aumentar la capacidad operacional de la Armada del país más allá del Golfo Pérsico.

ftm/ncl/alg/mkh

Comentarios