• El presidente de Cuba, Raúl Castro.
Publicada: martes, 12 de mayo de 2015 17:58
Actualizada: sábado, 17 de junio de 2017 9:36

El presidente de Cuba, Raúl Castro, ha urgido a Estados Unidos a devolver el territorio ocupado por la base militar que tiene en la bahía de Guantánamo, sureste de Cuba, como una medida para normalizar las relaciones bilaterales.

“Tiene que eliminarse el bloqueo y la base de Guantánamo debe ser devuelta”, ha expresado este martes a los periodistas en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana, capital cubana, donde despidió a su par francés, François Hollande, quien desde el domingo se encontraba en el país caribeño.

El mandatario ha descrito tal petición como uno de los requisitos ‘sine qua non’ para reanudar los lazos con el país norteamericano.

No podemos ser un país terrorista, si los muertos son nuestros y los que nos agreden no tienen muertos

En este contexto, ha exigido también a Washington excluir el nombre de Cuba de la lista negra de los países patrocinadores del terrorismo.

“No podemos ser un país terrorista, si los muertos son nuestros y los que nos agreden no tienen muertos”, ha argumentado Castro, quien ha señalado que una vez cumplidas estas demandas, podremos reabrir nuestras embajadas en La Habana y Washington (capital estadounidense), respectivamente.

En sus declaraciones, ha manifestado también su descontento a los medios de comunicación por el hecho de que EE.UU. lleva a cabo “cosas ilegales” en territorio cubano.

En este sentido ha recordado que durante la VII Cumbre de las Américas en Panamá, expresó al presidente estadounidense, Barack Obama, su preocupación por este asunto. “Les dan no sé cuántas clases en teleconferencias desde Estados Unidos, no sé si un diploma y, por supuesto, el correspondiente pago mensual”, ha criticado el dignatario cubano.

Al final, se ha referido a las negociaciones que mantiene, desde el pasado 17 de diciembre, con la Casa Blanca para poner fin a las sanciones de más de medio siglo de EE.UU. contra el Gobierno y el pueblo del istmo caribeño.  

“(Las conversaciones) van bien, van a nuestro ritmo. Muchos se preguntan y critican que vamos muy lentos ¿Y para qué tenemos que ir corriendo? ¿Para cometer errores?”, ha cuestionado, para al mismo tiempo recalcar que lo más importante para su Gobierno es no sacrificar a la nación cubana.

Después de que los mandatarios de Cuba y Estados Unidos anunciaran su voluntad de iniciar un proceso para recomponer las relaciones entre ambos países, las delegaciones de las dos partes se han reunido en tres ocasiones.

La última ronda de negociaciones Cuba-EE.UU. se celebró el pasado 16 de marzo, en La Habana. Uno de los temas tratados en estos encuentros ha sido la apertura de las embajadas de los dos países, cerradas desde el año 1961.

msm/anz/rba

Comentarios