• Un misil balístico intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés) Hwasong-16 en un hangar militar de Corea del Norte.
Publicada: sábado, 8 de mayo de 2021 17:47

Corea del Norte, con su misil balístico Hwasong-16, alcanzaría las costas de EE.UU. librando múltiples ojivas nucleares para neutralizar el sistema antiaéreo.

Durante la celebración del 75.º aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte, el 10 de octubre de 2020, las Fuerzas Armadas de este país exhibieron un nuevo misil nuclear de grandes dimensiones al que todavía se refieren como “el monstruo” en lugar de Hwasong-16, así inicia un artículo de este sábado de la revista estadounidense The National Interest.

Detalla que el misil que, según estimaciones, mide entre 24 y 26 metros de largo, un 40 por ciento más largo que el misil balístico intercontinental Minuteman III de EE.UU., es el cohete móvil más grande de la historia.

Tras esta gran demostración de poderío militar en las calles de Pyongyang, a los analistas occidentales les surgió la inquietud de saber las verdaderas razones que habrían llevado a la industria armamentística de Corea del Norte a desarrollar semejante arma.

“¿Por qué Corea del Norte desarrolló un misil tan voluminoso y costoso si su misil balístico intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés) Hwasong-15 ya había demostrado su capacidad de alcanzar las costas de Estados Unidos con una carga nuclear?”, añade el texto.

 

Según muchos expertos en armas nucleares, lo más probable es que el gran diámetro del misil Hwasong-16, de 2,4 a 2,9 metros, haya sido diseñado para transportar y liberar múltiples ojivas nucleares que neutralicen el sistema estratégico de defensa antimisiles de Estados Unidos.

El informe sostiene que Corea del Norte aún tiene que probar el lanzamiento de un Hwasong-16, por lo que no queda claro si el nuevo diseño es funcional. Sin embargo, agrega que de realizarse su ensayo podría significar la puesta en escena de una ojiva de mayor rendimiento, posiblemente de hasta 1 megatón, conforme algunos analistas, con un radio de mayor destrucción.

En reiteradas ocasiones, las autoridades norcoreanas han mostrado su total rechazo a las “provocaciones” de EE.UU. y Corea del Sur, entre ellas sus maniobras militares conjuntas en la península Coreana. Las considera un preludio a una invasión terrestre, ante lo cual se reserva el derecho de fortalecer su poderío defensivo.

krd/ybm/tqi/hnb