• Pyongyang insta a EEUU a dejar su política hostil y arrogante
Publicada: martes, 11 de junio de 2019 2:17
Actualizada: martes, 11 de junio de 2019 17:54

Corea del Norte avisa a EE.UU. que el acuerdo de Singapur se convertirá en una “hoja en blanco”, si Washington no deja su política arrogante hacia Pyongyang.

La declaración conjunta firmada por los gobernantes de EE.UU. y Corea del Norte en Singapur “está en peligro de ser una hoja en blanco, pues EE.UU. está haciendo la vista gorda a su implementación”, precisa un comunicado publicado este martes por la estatal Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA, por sus siglas en inglés).

La nota alude a la reunión que sostuvieron en Singapur el 12 de junio del año pasado, el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, en la que ambos se comprometieron a trabajar hacia una nueva relación de sus países.

Leer másCorea del Norte advierte a Trump que cambie de política

La reciente declaración urge a Washington a “retirarse de su política hostil” hacia Pyongynag. El país asiático ya había alertado con anterioridad a Trump de que cambie su política “antes de que sea demasiado tarde”, de lo contrario, rechazará negociar con EE.UU.

Leer másPyongyang se niega a negociar con EEUU si no cambia de actitud

Al respecto, el texto asegura que “la política arrogante y unilateral” de la Administración de Trump nunca funcionará con Corea del Norte, puesto que este país asiático “aprecia la soberanía”.

(El acuerdo Kim-Trump de junio de 2018) está en peligro de ser una hoja en blanco, pues EE.UU. está haciendo la vista gorda a su implementación”, precisa un comunicado publicado por la estatal Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA, por sus siglas en inglés).

 

En la cumbre de Singapur, Trump dijo que levantaría las sanciones y garantizaría la seguridad de Corea del Norte a cambio de su desnuclearización. No obstante, no ha cumplido su promesa y ha anunciado nuevos embargos contra Pyongyang.

Las autoridades norcoreanas han denunciado el uso de métodos de “gánster” por parte de EE.UU. y ponen en duda la intención expresada por Washington para restaurar la paz entre ambos lados.

Otro factor que inflamó la crítica de Corea del Norte fueron las pruebas nucleares que EE.UU. realizó en febrero —unos días antes de la segunda reunión Trump y Kim en Vietnam—. Pyongyang dijo que ese test mostraba una “maligna ambición” para conquistar el país asiático.

La tensión entre Washington y Pyongyang se ha vuelto a disparar estas últimas semanas. Washington ha confiscado un barco norcoreano supuestamente sospechoso de transportar cargamentos ilícitos y, por otro lado, Pyongyang ha probado misiles de corto alcance para reforzar sus capacidades defensivas.

tqi/ncl/snz/hnb

Comentarios