• Ministro de Defensa de Corea del Sur, Han Min-Koo.
Publicada: domingo, 10 de enero de 2016 15:14

El ministro de Defensa de Corea del Sur, Han Min-Koo, ordenó al Comando de las Fuerzas de Misiles del Ejército de su país tomar represalias si el Norte hace cualquier provocación tras prueba atómica.

Han destacó que la represalia por parte del Ejército surcoreano debe ser tomada "con rapidez y precisión", ha informado este domingo el Ministerio de Defensa surcoreano.

Si el enemigo provoca, tomaremos represalias con rapidez y precisión sin dudarlo," dijo el ministro de Defensa de Corea del Sur, Han Min-Koo.

"Si el enemigo provoca, tomaremos represalias con rapidez y precisión sin dudarlo," dijo a comandantes del Comando de Misiles del Ejército surcoreano durante un acto de inspección.

Durante su visita el ministro surcoreano consideró que el Comando de misiles del Ejército es una fuerza poderosa que da confianza al pueblo del país asiático a la vez que provoca miedo a los enemigos.

Han también ordenó a la unidad de misiles reforzar su preparación para el combate, una medida que también se extendió a las tropas, según el Ministerio.

La visita como parte de una serie de interacciones militares de Corea del Sur se realizó después de que el Norte afirmó el sábado haber llevado a cabo con éxito una prueba de la bomba de hidrógeno.

Sin embargo, el líder norcoreano Kim jong-un aseguró el mismo sábado que la reciente prueba de la bomba de hidrógeno ha sido un acto de “autodefensa” contra las amenazas de una guerra nuclear con EE.UU.

El líder norcoreano, Kim Jong-un.

 

La prueba provocó la condena de la comunidad internacional y aumentó las tensiones entre el país con su vecino Corea del Sur, que ha reanudado sus emisiones de propaganda hacia el Norte en la frontera común de ambos países.

Además de dichas transmisiones por parte de Seúl, el país en una segunda respuesta al ensayo nuclear norcoreano ha hecho sobrevolar junto a EE.UU. un bombardero estratégico de largo radio de acción sobre la península de Corea.

El posible nuevo test nuclear de Pyongyang suscitó fuertes protestas entre muchos países, incluido EE.UU. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), por su parte, acordó el miércoles adoptar nuevas medidas punitivas contra Corea del Norte, y calificó, además, el acto de Pyongyang de “clara amenaza a la paz y la seguridad internacionales, pero Washington, no obstante, se ha mostrado escéptico sobre la veracidad del anuncio norcoreano.

Seúl ha hecho tal declaración días después de rechazar, junto a Japón y China, el ensayo atómico norcoreano y pedir a Pyongyang que evite acciones que empeoren la situación de la región, actos que a la vez provocaron las condenas de organismos y países occidentales, entre ellos Francia, el Reino Unido, España, EE.UU. y Alemania.

A su vez países occidentales, liderados por EE.UU., han expresado en reiteradas ocasiones su preocupación por las armas nucleares de Pyongyang y por una eventual ofensiva de la nación asiática.

tqi/ktg/hnb

Comentarios