• Un técnico de laboratorio analiza muestras de sangre para la prueba de la COVID-19 en Londres, 21 de enero de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 7 de febrero de 2021 3:22

La alteración climática ha provocado el desplazamiento de especies de murciélagos al sur de China, llevando consigo coronavirus, como el que provoca la COVID-19.

La aparición del SARS-CoV-2, el virus que causa la actual pandemia de la COVID-19, puede estar asociada al cambio climático, porque las emisiones globales de gases de efecto invernadero durante el último siglo han convertido al sur de China en un punto de acceso para los coronavirus transmitidos por murciélagos, al impulsar el crecimiento del hábitat forestal, que favorece a esos animales.

Así recoge un estudio realizado por investigadores de Alemania, EE.UU. y el Reino Unido, publicado el viernes en la revista Science of the Total Environment. Este trabajo ofrece la primera evidencia de un mecanismo por el cual el cambio climático podría haber desempeñado un papel directo en la aparición del SARS-CoV-2.

Los autores revelan cambios a gran escala durante el último siglo en la vegetación de la provincia de Yunnan (sur de China) y las regiones adyacentes en Myanmar y Laos.

 

Los cambios climáticos, incluidos el aumento de la temperatura, la luz solar y el dióxido de carbono atmosférico, que afectan el crecimiento de plantas y árboles, han cambiado los hábitats naturales de matorrales tropicales a sabanas tropicales y bosques caducifolios. Esto creó un entorno adecuado para muchas especies de murciélagos que viven predominantemente en los bosques.

El estudio encontró que otras 40 especies de murciélagos se han trasladado a la provincia de Yunnan en el siglo pasado, albergando alrededor de 100 tipos más de coronavirus transmitidos por murciélagos. Este ‘punto de acceso global’ es la región donde los datos genéticos sugieren que puede haber surgido el SARS-CoV-2.

La mayoría de los coronavirus transmitidos por los murciélagos no puede afectar a los humanos. Pero es muy probable que varios coronavirus que se sabe infectan a los humanos se hayan originado en los murciélagos, incluidos tres que pueden causar muertes humanas: el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) CoV y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) CoV-1 y CoV-2.

Los investigadores se hacen eco de las llamadas de estudios anteriores que instan a los responsables políticos a reconocer el papel del cambio climático en los brotes de enfermedades virales y a abordar el cambio climático como parte de los programas de recuperación económica por la COVID-19.

lvs/ncl