• El presidente chino, Xi Jinping, en una ceremonia de bienvenida a su llegada al aeropuerto de Vnukovo, Moscú, capital rusa, 3 de julio de 2017.
Publicada: lunes, 3 de julio de 2017 15:34

El presidente chino, Xi Jinping, enfatiza que el THAAD de Estados Unidos en Corea del Sur supone una ‘amenaza grave’ para los intereses de China y Rusia.

En declaraciones pronunciadas este lunes antes de partir rumbo a Rusia, Xi ha indicado que “Pekín y Moscú se oponen categóricamente al despliegue del sistema” de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés) en el suelo surcoreano, que ya está operativo.

“Pekín y Moscú están categóricamente en contra del despliegue de THAAD y sugieren seriamente a los países involucrados que frenen y cancelen su instalación”, ha indicado el presidente de China, citado por la agencia de noticias local Xinhua.

Pues, ha alertado que el despliegue de un avanzado sistema antimisiles en Corea del Sur “daña gravemente los intereses estratégicos de seguridad de China, Rusia y otros países de la región”.

En tal contexto, el mandatario chino ha añadido que Pekín y Moscú mantienen constantes contactos respecto al tema frente al cual comparten puntos de vista muy similares y adoptarán “medidas necesarias” —de forma independiente o conjunta— para proteger sus intereses.

Pekín y Moscú están categóricamente en contra del despliegue de THAAD y sugieren seriamente a los países involucrados que frenen y cancelen su instalación”, ha indicado el presidente de China, Xi Jinping.

 

Una serie de países regionales, incluido Rusia y China, ha expresado en reiteradas ocasiones su indignación ante la medida adoptada por la Casa Blanca bajo el pretexto de disuadir a Corea del Norte de lanzar un ataque eventual contra su vecino, Corea del Sur.

En otro momento de sus declaraciones, Xi ha indicado que China y Rusia deben trabajar coordinadamente para reforzar el intercambio comercial y aumentar la cooperación financiera y de inversión.

En la misma jornada del lunes, el presidente chino mantuvo una conversación telefónica con su homólogo estadounidense, Donald Trump, y habló de “algunos factores negativos” que han afectado las relaciones bilaterales entre Pekín y Washington.

Entre las cuestiones que han provocado la insatisfacción de Pekín figuran la venta de armas de Estados Unidos a Taiwán, las sanciones estadounidenses contra un banco chino por su actividad en Corea del Norte y, más recientemente, la presencia de un destructor estadounidense cerca de una disputada isla reclamada por China en el mar de la China Meridional.

ask/ctl/zss/rba

Comentarios