• Presidenta de Chile, Michelle Bachelet.
Publicada: lunes, 13 de abril de 2015 8:20

En medio de una ola de críticas por los escándalos políticos y financieros en Chile, la presidenta Michelle Bachelet aseguró el domingo que en ningún caso ha abusado de su poder, al tiempo que se lamentaba de los prejuicios existentes en su contra.

“Nunca he aprovechado el cargo con ningún otro sentido”, dice la presidenta chilena Michelle Bachelet. “A veces se ha dicho que no tengo liderazgo. Liderazgo para ‘arreglines’ no voy a llevar adelante. Voy a ejercer mi liderazgo como lo he hecho siempre, de manera clara, decidida y de frente a la ciudadanía”, añade.

“Nunca he aprovechado el cargo con ningún otro sentido”, enfatizó la mandataria en una entrevista concedida a la cadena local TVN, en la que insistió, además, en que seguirá con su liderazgo tal como ha hecho hasta el momento.

“A veces se ha dicho que no tengo liderazgo. Liderazgo para ‘arreglines’ no voy a llevar adelante. Voy a ejercer mi liderazgo como lo he hecho siempre, de manera clara, decidida y de frente a la ciudadanía”, subrayó Bachelet.

También hizo referencia a las críticas a su gestión, incluso entre sus partidarios, y les reprochó la “manera irresponsable” de esos juicios, pues: “O no me conocen o lo hacen con alguna intención de desprestigiarme”.

En cuanto al papel de su hijo mayor, Sebastián Dávalos Bachelet, en las actividades corruptas de la empresa privada Caval, la presidenta evitó dar explicaciones sobre las investigaciones que se están llevando a cabo y se limitó a comentar que, una vez acabe el proceso, hablará “abiertamente” de ese tema. Aunque todo lo que ha dicho hasta el momento, aseguró, es “la verdad”.

La dignataria chilena también aludió a la investigación sobre el grupo financiero Penta y la minera SQM, acusados de financiar de manera irregular las campañas políticas de diversos partidos del país, entre ellos, la formación oficial.

“Lo que yo puedo decir, que es lo que yo sé, es que mi campaña se ajustó cien por cien a las leyes”, precisó al respecto Bachelet.

Recientemente legisladores de la derecha conservadora han sido acusados de recibir financiación irregular para sus campañas políticas de parte del grupo Penta, un conglomerado que maneja más de 20 000 millones de dólares.

“Lo que yo puedo decir, que es lo que yo sé, es que mi campaña se ajustó cien por cien a las leyes”.

Por otra parte, Sebastián Dávalos, el hijo mayor de la presidenta de Chile, y su esposa Natalia Compagnon son sospechosos de “tráfico de influencias” para conseguir un préstamo de 6 500 millones de dólares para la empresa Caval Inversiones (cuya dueña es Compagnon) y de utilizar “información privilegiada” en la compra de terrenos.

Natalia Compagnon, nuera de la presidenta chilena.

 

Dávalos insiste en su inocencia y en que no hay nada ilícito en el caso Caval, ya que, aduce, ocurrió durante el Gobierno de Sebastián Piñera (derecha), en una época en la que él trabajaba en el sector privado, y por tanto el caso no tiene nada que ver con el Gobierno de su madre. 

No obstante, este escándalo ha afectado negativamente a la popularidad de la dignataria chilena.

Bachet aseguró el mes pasado que adoptará las medidas necesarias para luchar contra la corrupción en su país sin miedo a que esta iniciativa perjudique a personas específicas.

msm/nii/

Comentarios