• “Supremo revocó veredicto contra Lula por intereses nacionales”
Publicada: domingo, 18 de abril de 2021 8:56
Actualizada: domingo, 18 de abril de 2021 9:30

El Supremo Tribunal Federal de Brasil exculpó al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva por el impacto negativo de Bolsonaro en los negocios, entre otros motivos.

El Supremo Tribunal Federal de Brasil (STF) ratificó el jueves la decisión de anular las condenas contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, lo que le permite ser candidato en las elecciones presidenciales de 2022.

En una entrevista concedida este domingo a HispanTV, el politólogo Beto Almeida ha señalado que el Supremo “está arrepentido entre comillas”, pues hace cinco años esta corte “fue indiferente” y condenó a Lula para que no pudiera ser candidato.

Almeida ha explicado que una parte del grupo dominante que dio el golpe contra la expresidenta Dilma Rousseff, “está muy preocupado por sus negocios porque Bolsonaro ha afectado a este sector”.

Lula, de acuerdo con el entrevistado, podría estimular el mercado interno y promover programas sociales a favor de las capas más vulnerables de la sociedad. Almeida ha recordado que el líder del Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil insistía en considerar a los pobres dentro del presupuesto del Estado.

 

En otro momento de la entrevista, el analista ha denunciado “una operación geopolítica desde Washington” que se dirige contra las empresas brasileñas, Petrobras, incluido, para dañar la economía del país.

En declaraciones al canal argentino C5N, Lula aseguró el viernes que “si es necesario para derrotar a un fascista como [el presidente de Brasil] Jair Bolsonaro, un genocida por ser el mayor responsable del caos en la pandemia, seré candidato a presidente. Yo estoy vivo, entero, tengo una energía de 30 años y estoy listo para la pelea”.

¿En qué consiste el fallo?

11 jueces del Supremo Tribunal Federal (STF) reafirmaron la decisión del magistrado Edson Fachin, quien determinó que el tribunal de Curitiba (sur), que había condenado a Lula por corrupción no tenía competencia para revisar los casos y, por tanto, el exmandatario debe ser juzgado nuevamente. Esta propuesta será discutida por el plenario la próxima semana.

El expresidente pasó 580 días preso por una condena a ocho años de cárcel que lo inhabilitó en 2018 a participar de las elecciones en las cuales era el favorito. Esta condena anulada indicaba que Lula recibió un departamento en la ciudad de Guarujá, San Pablo, como parte de una coima de la empresa OAS, contratista de Petrobras. Mientras, la segunda condena a 15 años de prisión vinculaba al político socialista con las reformas pagadas por la empresa Odebrecht en una casa quinta en Atibaia, interior de Sao Paulo.

Fuente: HispanTV Noticias

ask/ctl/fmk