• El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.
Publicada: lunes, 13 de abril de 2020 22:46
Actualizada: martes, 14 de abril de 2020 0:05

El Grupo de Puebla advierte de que la actuación del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ante la COVID-19 se considera un “crimen de lesa humanidad”.

En una nota publicada el lunes, la agrupación internacional de líderes progresistas de América Latina, Grupo de Puebla, expresó su “alta preocupación” por la gestión del presidente brasileño para hacer frente a la propagación de la pandemia, causada por el nuevo coronavirus, denominado COVID-19.

“Los llamamientos del presidente Bolsonaro para romper las medidas de seguridad sanitaria constituyen un crimen de lesa humanidad” se lee en la nota.

Los miembros del grupo expresaron su solidaridad con las autoridades de Brasil que han tenido que tomar de manera independiente medidas preventivas para evitar el aumento de los casos positivos por COVID-19 —bajo una fuerte presión del Gobierno de Bolsonaro— para hacer de la salud y la vida de su población una prioridad fundamental.

Desde el comienzo de la propagación de la COVID-19 en Brasil, Bolsonaro ha mostrado su oposición a la cuarentena y al cierre de negocios y ha minimizando la gravedad de esta enfermedad mortal, comparándola incluso con una “gripecita”.

De hecho, desacatando las recomendaciones de la Organización Mundial de Salud (OMS) ha participado sin mascarilla en reuniones públicas.

Según las últimas cifras presentadas en el portal Worldmeters, en el Brasil se registran 23 430 casos positivos  y 1 328 muertos por COVID-19. No obstante, de acuerdo con  el ministro de Salud de Brasil, Luiz Henrique Mandetta, Bolsonaro solo ve la parte económica desconociendo las recomendaciones para frenar la pandemia.

El Grupo Puebla también consideró necesario la toma de medidas en la región para garantizar una solución menos traumática a la crisis, y exigió integración y apoyo entre los países. “Se necesitará un gran esfuerzo internacional para implementar planes y políticas anticíclicas destinadas a promover el desarrollo sostenible”, reseña el texto.

En esta misma línea, el documento hace hincapié en la importancia de proteger a los más pobres y vulnerables, los grupos étnicos como los negros y los indígenas.

Asimismo, cuestiona la insistencia del presidente de EE.UU., Donald Trump, de mantener el bloqueo a Cuba e imponer más sanciones a países como Venezuela, lo que, advierte el grupo, obstaculiza el acceso a los medicamentos necesarios para hacer frente a la COVID-19.

La organización subrayó que América Latina no sólo sufre la ortodoxia conservadora de varios de sus gobernantes, sino también del oscurantismo ideológico y negación de la ciencia como ocurre de manera específica en Brasil.

La declaración final lamenta que las prioridades del modelo basado en la agenda neoliberal y financiación de la economía global hayan conducido al abandono de políticas sociales, especialmente las de los sistemas de salud, lo que impidió que la región estuviera mejor preparada para enfrentar la pandemia.

shz/ncl/hnb