• La presidenta del gobierno de facto de Bolivia, Jeanine Áñez.
Publicada: jueves, 2 de abril de 2020 1:14
Actualizada: miércoles, 8 de abril de 2020 1:05

El MAS evalúa un posible juicio contra la presidenta autoproclamada de Bolivia por violar los DD.HH. al cerrar las fronteras a connacionales en Chile por COVID-19.

En Chile, más de 300 bolivianos se han quedado varados en la ciudad norteña de Huaraz al no poder viajar a su país debido al cierre de fronteras decretado la semana pasada por el gobierno de facto para evitar la propagación del nuevo coronavirus, denominado COVID-19.

La diputada del Movimiento al Socialismo (MAS), Sonia Brito, ha declarado este miércoles que están considerando procesar a la presidenta del gobierno autoproclamado, Jeanine Áñez, por la violación flagrante de los derechos humanos, lo que, a su juicio, deja mal parado al país suramericano a nivel internacional.

“Nos parece absolutamente discriminatoria, racista, inhumana esta decisión que no se la vamos a admitir a la presidenta. Si les pasa algo a la gente que está en la frontera es absoluta responsabilidad de la señora Áñez”, ha precisado.

Ha denunciado que, al contrario, las familias del ministro del interior del gobierno de facto, Arturo Murillo, y de la periodista Ximena Galaza, afín a Áñez, fueron favorecidas con el ingreso al país.

 

La Cancillería del autoproclamado gobierno de Bolivia informó el lunes que las fronteras del país quedaban cerradas y que se suspendía la repatriación de los bolivianos varados en Huara. La medida, según los expertos, constituye una violación de la Constitución Política del Estado, que en los artículos ocho, 10, 16, 22 y 23 establece la protección de los derechos de los trabajadores migratorios y sus familiares.

De acuerdo con Brito, una vez termine el periodo de cuarentena por el virus, se activarán los mecanismos de investigación para conocer las razones del Ejecutivo para no habilitar vuelos humanitarios que permitieran el ingreso de los ciudadanos bolivianos concentrados en territorio chileno.

La situación de los bolivianos en Chile, según relató el alcalde José Bartolo, se les está escapado de las manos, llevan ya cinco o seis días en la comuna y disponen de recursos limitados.

Bolivia lleva meses de gran tensión tras el golpe de Estado de la oposición contra el presidente Evo Morales y su forzada dimisión el 10 de noviembre para preservar la paz. En medio de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19, abundan las críticas por la mala gerencia de Áñez y de las autoridades sanitarias.

nkh/nii/