• Un grupo de bareiníes se manifiesta en apoyo a la democracia en las calles de Manama, la capital de Baréin.
Publicada: domingo, 12 de julio de 2020 23:49

El Parlamento Europeo (PE) censura la indiferencia de la Corte Suprema de Baréin ante las pruebas de tortura de dos jóvenes bareiníes condenados a muerte.

En una declaración conjunta, el Comité de Derechos Humanos y el Comité de Relaciones con los Países Árabes en el Parlamento de la Unión Europa (UE) expresaron su decepción por el hecho de que la alta instancia judicial de Baréin desestimara investigar las denuncias de organizaciones pro derechos humanos hechas en contra de las autoridades policiales de la isla por haber conseguido sacar confesiones a los jóvenes llamados Mohamad Ramadan y Husein Musa bajo tortura, según informó el sábado la cadena de televisión catarí Al Jazeera.

El medio aclara en su reporte que el Tribunal Supremo de Baréin confirmó hace unos días la sentencia a muerte de los dos jóvenes, que llevaban desde 2014 esperando una respuesta de la citada instancia a su apelación sobre sus casos.

En su comunicado, las dos comisiones del legislativo europeo pidieron a Baréin que cumpla con las obligaciones internacionales de los principios de los derechos humanos, aboliendo la pena de muerte y realizar una investigación independiente sobre la tortura sufrida por los condenados.

 

De acuerdo con la cadena catarí, la nota resalta que uno de los principios del derecho internacional estipula prohíbiendo estrictamente el uso de la pena de muerte sobre la base de confesiones forzadas.

El mes pasado, 60 miembros del Parlamento Europeo escribieron una carta dirigida al rey bareiní, Hamad bin Isa Al Jalifa, pidiendo la liberación de los presos políticos tanto nacionales como extranjeros.

Los eurodiputados expresaron su preocupación por la detención de activistas, incluidos dos ciudadanos europeos, en las cárceles de este reino árabe, en plena pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

El régimen de Baréin es acusado, de manera repetitiva, por activistas y organizaciones internacionales, de tratar de silenciar cualquier voz disconforme desde la revuelta de 2011, especialmente la de los opositores chiíes.

De acuerdo con varios activistas bareiníes, muchas personas, entre ellas líderes de los grupos de la oposición, médicos, profesores, estudiantes y funcionarios, se encuentran en prisión, donde han sido objeto de torturas.

krd/rha/msf