• El destacado activista pro derechos humanos bareiní Nabil Rayab.
Publicada: miércoles, 6 de junio de 2018 0:51
Actualizada: miércoles, 6 de junio de 2018 7:41

Un tribunal de apelaciones de Baréin confirma la sentencia de cinco años de prisión contra el destacado activista Nabil Rayab por sus tuits contra Arabia Saudí.

Rajab recibió una condena a 5 años de prisión por exponer a través de la red social Twitter las condiciones de las prisiones en Baréin y criticar a Arabia Saudí. Estos cinco años se suman a los 2 años de cárcel que ya estaba cumpliendo por difundir, según las autoridades bareiníes, “informaciones falsas” en entrevistas concedidas a medios de comunicación extranjeros.

La nueva sentencia conocida el martes es apelable ante la Corte de Casación de Baréin, un país que ha silenciado en los últimos años todas las voces críticas y encarcelado a los opositores y activistas.

En cuanto a Arabia Saudí, Rayab, que lidera el Centro de Baréin por los Derechos Humanos (BCHR, por sus siglas en inglés), manifestó su rechazo a la agresión militar de la coalición liderada por Riad, que incluye a Baréin, contra Yemen, cuya población está sufriendo los estragos de esta guerra desde hace mas de 3 años.

La decisión de confirmar la sentencia contra Nabil Rayab es una oportunidad perdida para la judicatura de Baréin para abordar la persecución de los defensores de derechos humanos por motivos políticos”, destacó el director de BIRD, Sayed Ahmed al-Wadaei.

 

Tras conocerse el fallo de la apelación, la oenege Instituto para los Derechos Humanos y la Democracia de Baréin (BIRD, por sus siglas en inglés) rechazó la sentencia y pidió la puesta en libertad de Rayab en un comunicado emitido desde Londres, capital británica.

“La decisión de confirmar la sentencia contra Nabil Rayab es una oportunidad perdida para la judicatura de Baréin para abordar la persecución de los defensores de derechos humanos por motivos políticos”, destacó el director de BIRD, Sayed Ahmed al-Wadaei.

Bareín ha arrestado en varias ocasiones a Rayab por sus críticas al régimen de Al Jalifa, a sus políticas y a la represión ejercida sobre la población.

Los activistas y organizaciones de derechos humanos acusan al Gobierno de Manama de tratar de silenciar cualquier voz disidente desde la revuelta de 2011, brutalmente reprimida con la ayuda e intervención del Ejército de Arabia Saudí.

krd/hnb/nii/

Comentarios