• Israelíes ultraortodoxos en el aeropuerto Ben Gurion, cerca de Tel Aviv, 25 de enero de 2021. (Foto: Flash90)
Publicada: domingo, 28 de febrero de 2021 1:34

La oposición israelí acusa a Benjamín Netanyahu de abusar de las restricciones por la COVID-19 para permitir que entren solo sus votantes a los territorios ocupados.

Para prevenir la propagación del nuevo coronavirus, causante de COVID-19, el régimen israelí impuso restricciones a la entrada en los territorios ocupados de Palestina, dejando que, cada día, solo ingrese un número limitado.

De acuerdo con un informe publicado este sábado en el diario The Times of Israel, los líderes de la oposición del régimen de Tel Aviv han denunciado que, de cara a las elecciones legislativas, que se celebrarán el próximo 23 de marzo, las autoridades israelíes solo permiten que los votantes potenciales de partidos de derecha ingresen a los territorios ocupados.

Un reporte televisivo, por su parte, ha hecho notar que la mayoría de las personas que ha recibido permiso para ingresar a los territorios ocupados en los últimos días, son judíos ortodoxos que se encuentran entre los partidarios de Netanyahu.

 

Yair Lapid, líder del partido opositor Yesh Atid, la segunda fuerza política de Israel, ha pedido al fiscal general israelí, Avijai Mandelblit, que revise la medida sobre las restricciones al ingreso de israelíes a estos territorios.

“Decenas de miles de israelíes están varados en el extranjero y solo los ciudadanos que son votantes potenciales de Benjamín Netanyahu pueden ingresar”, ha denunciado en un comunicado emitido este mismo sábado.

Un estudio realizado por el Canal 12, a su vez, ha revelado que decenas de miles de israelíes fuera de los territorios ocupados aún no han podido obtener permisos de entrada, mientras que los permisos de entrada diarios, limitados de 2000 personas, a menudo se otorgan a la comunidad ultraortodoxa Haredi, afiliada a Netanyahu.

El premier ya había aclarado: “No queremos elecciones (...) pero si nos imponen nuevas elecciones, las ganaremos”. Sin embargo, pese a su optimismo, Netanyahu tendrá que sortear amplios obstáculos en dichas elecciones, como su mal manejo de la pandemia, la crisis económica y sus juicios por corrupción.

mrp/ncl/rba