• Ataque de artillería azerbaiyana contra las posiciones armenias en la región de Nagorno Karabaj, 28 de septiembre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 29 de septiembre de 2020 9:25

El conflicto entre Armenia y Azerbaiyán se ha reanudado en la región de Nagorno Karabaj y se ha revelado el rol desestabilizador de Israel en esta ecuación.

Nagorno Karabaj anunció el domingo la movilización general y el estado de guerra, tras una serie de incidentes en esta región en disputa entre Armenia y Azerbaiyán. Se han reportado el derribo de helicópteros y destrucción de tanques, además de cientos de muertos y heridos en ambos países.

En un artículo publicado este lunes, la agencia iraní de noticias IRNA ha abordado el papel que juega Israel en esta disputa, en la que la parte azerbaiyana utiliza los equipos militares de este régimen adquiridos bajo acuerdos militares de mil millones de dólares entre ambas partes.

IRNA también se ha referido a las relaciones diplomáticas entre Israel y Azerbaiyán, las cuales han aumentado durante los últimos años con la visita de las autoridades azerbaiyanas a los territorios ocupados palestinos y, además, la del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, a Bakú (capital azerbaiyana) en 2016.

 

Sin embargo, agrega la fuente, algo detrás de escena de los movimientos de los israelíes se hizo evidente durante los enfrentamientos de julio, cuando los armenios lograron derribar un dron azerbaiyano de fabricación israelí en los enfrentamientos en Nagorno Karabaj.

“La cobertura de los medios y la filtración de información confidencial revelaron más detalles del incidente (…) los israelíes habían entregado información militar de la República de Azerbaiyán a los armenios a cambio de la apertura de la embajada de Armenia en los territorios ocupados, sostiene IRNA.

Según el medio persa, los observadores neutrales de la región creen que el papel del régimen sionista en la creación de una brecha y el mantenimiento de la inestabilidad en el sur del Cáucaso se persiguen con diversos fines mediante la infiltración en países de esta región.

“El régimen israelí, como aliado de EE.UU., juega un papel parasitario en la región donde Irán y Rusia se están esforzando para resolver problemas regionales vía la diplomacia, y también persigue los objetivos desestabilizadores de Washington en Asia Occidental y así aviva las llamas de las disputas y las crisis (…) y parece que hoy es el turno del Cáucaso”, puntualiza.

Azerbaiyán y Armenia viven enemistados desde el inicio del conflicto Nagorno Karabaj, en 1988, cuando este enclave, con apoyo del Gobierno de Armenia, decidió independizarse de la entonces República Socialista Soviética de Azerbaiyán. En 1994, un alto el fuego puso fin a la crisis, pero no resolvió el problema, por lo que, desde entonces, es frecuente que se registren escaramuzas en la frontera.

Según opinan los expertos en temas regionales este prolongado conflicto podría resolverse sólo mediante el diálogo, ya que las confrontaciones militares no hacen más que agravar la situación.

Aseveran además que los pueblos de Azerbaiyán y Armenia son las víctimas de un conflicto alimentado por ciertos actores extranjeros, que han convertido la zona en un campo de competiciones militares.

ftn/rha/mkh