• Productores agropecuarios argentinos.
Publicada: martes, 25 de agosto de 2015 2:50
Actualizada: martes, 25 de agosto de 2015 3:26

En Argentina, productores agropecuarios han iniciado este lunes un paro de cinco días en reclamo de un cambio en la política del Gobierno de la presidenta Cristina Fernández.

Bajo el lema "No maten al campo", tres de las cuatro principales organizaciones agrarias, entre ellas, la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), la Sociedad Rural Argentina (SRA) y Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), han adoptado esta medida en protesta contra la situación económica del país, debido a la pérdida de rentabilidad del sector que constituye el principal motor de la economía.

Nosotros venimos con una serie de reclamos para cambiar el rumbo del modelo. Pero este paro es porque la gente venía reclamando muy fuerte que el Gobierno no les escuchaba y ellos están desesperados realmente porque con la pérdida de competitividad no pueden seguir sembrando", ha explicado Egidio Mailland

Entre las exigencias de los campesinos destacan el fin de las retenciones de granos, que se levanten las trabas a la exportación y medidas para paliar la caída de la rentabilidad del sector.

El presidente de Coninagro, Egidio Mailland, tras señalar que el paro afecta a la comercialización de granos y ganado, ha expresado su esperanza de que esta medida “no altere para nada el abastecimiento de alimentos para la ciudadanía".

Los trabajadores realizarán un cese de comercialización de granos y hacienda en pie, que finalizará a la medianoche del próximo 28 de agosto.

El presidente de Coninagro, Egidio Mailland.

 

"Nosotros venimos con una serie de reclamos para cambiar el rumbo del modelo. Pero este paro es porque la gente venía reclamando muy fuerte que el Gobierno no les escuchaba y ellos están desesperados realmente porque con la pérdida de competitividad no pueden seguir sembrando", ha explicado Mailland.

Refiriéndose a la elevada inflación argentina, ha dicho que los costos de los productores no se suministran a través de la cosecha.

Por eso, ha insistido en la necesidad de "eliminar retenciones" porque "la presión tributaria sobre los granos es enorme".

Por su parte el jefe de Gabinete de Gobierno argentino, Aníbal Fernández, ha declarado durante una rueda de prensa que la medida de fuerza "no es la mejor solución, sino que hay que seguir hablando".

La presidenta, a su vez, ha atribuido los problemas de los productores a la situación general del mercado, que pasa "una depresión fenomenal en términos de precios", y ha enfatizado que, aunque "hay quienes pretenden políticas públicas de otro color, no están dadas las condiciones para poder hacerlo".

El pasado 4 de abril, la subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental de EE.UU., Roberta Jacobson, alegó que “la economía argentina no iba bien”, empero, en un comunicado emitido el pasado 5 de abril, la Cartera de Exteriores de Argentina dirigida por el canciller argentino, Héctor Timerman, instó a Washington a preocuparse por la situación económica de “millones de sus compatriotas” que sufren consecuencias de la crisis financiera global.

fdd/ctl/msf