• Imputan a Macri y sus ministros por el envío de armas a Bolivia
Publicada: viernes, 16 de julio de 2021 21:39
Actualizada: sábado, 17 de julio de 2021 9:18

El expresidente argentino Mauricio Macri y sus ministros de Seguridad y Defensa serán investigados por envío de armas a Bolivia tras el golpe de Estado a Morales.

El fiscal Claudio Navas Rial ha iniciado este viernes una investigación contra Macri y sus ministros de Seguridad y Defensa, Patricia Bullrich y Oscar Aguad, respectivamente, por un delito de “contrabando agravado” en el marco de una infracción del Código Aduanero.

La investigación se realizará en el marco de una denuncia presentada el lunes por el Gobierno argentino ante el “envío ilegal de armamentos y municiones a Bolivia” en noviembre de 2019 por el entonces Gobierno encabezado por Macri, con la participación de altos cargos argentinos, durante la crisis postelectoral en Bolivia, que dejó como saldo más de 30 personas muertas y 800 heridas durante las protestas contra el golpe de Estado al exmandatario Evo Morales.

Además de Macri y sus titulares, están imputados el exdirector de la Gendarmería Gerardo José Otero, el exdirector de Logística de la Gendarmería Rubén Carlos Yavorski, el exdirector de Operaciones de la institución Carlos Miguel Recalde, y el exembajador argentino en Bolivia Normando Álvarez García.

 

El fiscal no incluyó, sin embargo, otras medidas que había solicitado el Gobierno en su denuncia, como un informe de las llamadas entre el expresidente y los demás acusados para hacer un entrecruzamiento.

De hecho, ha circunscrito su requerimiento a delitos vinculados con el aspecto aduanero dejando afuera, a diferencia de la petición inicial de la Casa Rosada, los posibles delitos de malversación de caudales públicos, abuso de autoridad y los delitos que comprometen la paz y la dignidad de la Nación, previstos en el Código Penal.

La denuncia del Gobierno argentino se presentó luego de que el ministro de Asuntos Exteriores de Bolivia, Rogelio Mayta, denunciara la semana pasada que el Gobierno de Macri había enviado armas al país vecino y que se usaron durante las protestas de 2019 para reprimir a las manifestantes.

Bolivia informó del envío de 40 000 cartuchos y cerca de 150 granadas de gas, entre otros armamentos, desde Argentina y denunció que después de que llegara este material a Bolivia, se realizaron las masacres de Sacaba y Senkata, en las cuales murieron al menos 18 seguidores de Morales.

Por su parte, el actual presidente argentino, Alberto Fernández, emitió de inmediato una masiva ofreciendo disculpas a los bolivianos a nombre de su Gobierno por la “colaboración” de su antecesor con los golpistas y el gobierno de facto de Jeanine Áñez en la represión mortal en Bolivia.

Morales, contra quien se realizó el golpe sangriento, también pidió justicia e indagaciones sobre la participación de gobiernos extranjeros en el golpe de Estado.

nkh/ctl/rba