• Jeff Bezos, dueño del diario The Washington Post y fundador de la empresa Amazon (izda.), y el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman.
Publicada: miércoles, 22 de enero de 2020 16:20
Actualizada: miércoles, 22 de enero de 2020 19:03

Los expertos de la ONU informan que el príncipe heredero saudí utilizó un software espía israelí para piratear el móvil del jefe del diario The Washington Post.

Un análisis forense publicado el martes por el periódico británico The Guardian reveló que el teléfono celular del multimillonario estadounidense Jeff Bezos, dueño de The Washington Post y fundador de la empresa Amazon, sufrió una intromisión maliciosa el 1 de mayo de 2018 a través de un mensaje del príncipe saudí de Arabia Saudí, Muhamad bin Salman.

Este miércoles, Agnes Callamard y David Kaye, dos relatores especiales de la Organización de las Naciones Unidas para asesinatos extrajudiciales y para la libertad de expresión, respectivamente, han confirmado la “posible participación” de príncipe saudí en este acto de piratería y han exigido una investigación inmediata sobre el caso por parte de EE.UU.

El informe de The Guardian, que citaba a fuentes familiarizadas con el asunto, detalló que el hackeo fue activado por un archivo de vídeo infectado que se le envió a Bezos desde una cuenta de Bin Salman, cuando los dos estaban manteniendo una conversación a través de WhatsApp.

Los expertos de la ONU, no obstante, anuncian que han llegado a la conclusión de que el ciberataque se ha llevado a cabo con un ‘spyware’ identificado Pegasus-3, de la firma israelí NSO Group.

​El Gobierno saudí, no obstante, ha tachado de “absurdas” las especulaciones del medio británico sobre el príncipe heredero saudí y ha pedido una investigación sobre el caso. “Los informes de la prensa que opinan que Arabia Saudí está detrás del hackeo del teléfono de Jeff Bezos, son absurdos”, ha remarcado la embajada saudí en Estados Unidos en su cuenta de Twitter.

Un informe publicado en marzo de 2018 también reportó que las autoridades saudíes hackearon el móvil de Bezos para averiguar posiblemente las informaciones del asesinato del columnista saudí de The Washington Post Jamal Khashoggi, quien fue asesinado el pasado 2 de octubre de 2017 en el consulado saudí en la ciudad turca de Estambul.

Tras el asesinato de Khashoggi, The Washington Post reveló información en torno a la muerte de su empleado. El 16 de noviembre precisó que las investigaciones de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. sobre este caso indicaban que el príncipe heredero Muhamad bin Salman había ordenado acabar con la vida del periodista.

Asimismo, un artículo del mismo periódico, redactado por el columnista David Ignatius, puso de relieve que algunos miembros del ‘Grupo de Intervención Rápida’ saudí, que estuvo involucrado en el asesinato de Khashoggi, recibieron entrenamiento sobre operaciones especiales en Tier 1 Group (T1G), una empresa con sede en el estado de Arkansas, en EE.UU.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) y algunos organismos pro derechos humanos también han responsabilizado al príncipe heredero saudí por la muerte de Khashoggi; no obstante, Riad lo niega rotundamente.

myd/ncl/fmk/rba