• El presidente de EE.UU., Donald Trump, se jacta de sus ventas de armas a Riad ante el príncipe Muhamad bin Salman, 20 de marzo de 2018. (Foto: Getty)
Publicada: domingo, 10 de marzo de 2019 17:56

El flujo de armas a Oriente Medio ha crecido un 87 % en los últimos 5 años, señala el Instituto Internacional de Investigación sobre la Paz de Estocolmo.

El SIPRI (siglas en inglés del centro de estudios) indica en su informe anual que entre 2014 y 2018 las compras de armas de Arabia Saudí experimentaron un incremento del 192 % en comparación con el lustro anterior, mientras otros países de la región como Egipto, Argelia, Emiratos Árabes Unidos (EAU) e Irak se han situado también entre los 10 mayores compradores de armas del mundo.

Al presentar este domingo el informe al portal Middle East Eye, de 12 páginas de extensión, el investigador del instituto Pieter Wezeman hace notar que Estados Unidos y distintas naciones europeas venden aviones de guerra, vehículos todoterreno para uso bélico y otro equipamiento usado en guerras catastróficas como la saudí en Yemen y otras.

“Las armas de EE.UU., el Reino Unido y Francia son muy demandadas en el Golfo (Pérsico), donde los conflictos y las tensiones son endémicos. En los últimos cinco años, Rusia, Francia y Alemania han incrementado sus ventas de armas a Egipto de modo espectacular”, añade el investigador.

Las armas de EE.UU., el Reino Unido y Francia son muy demandadas en el Golfo (Pérsico), donde los conflictos y las tensiones son endémicos. En los últimos cinco años, Rusia, Francia y Alemania han incrementado sus ventas de armas a Egipto de modo espectacular”, observa el investigador Pieter Wezeman al presentar el informe anual del Instituto Internacional de Investigación sobre la Paz de Estocolmo (SIPRI, por sus siglas en inglés). 

 

Según Wezeman, el crecimiento de las importaciones de armamento en Oriente Medio está impulsado en parte por la necesidad de remplazar equipamiento desplegado y destruido en Yemen, Siria, Irak y Libia, así como por las tensiones existentes y por una carrera armamentística regional.

En el estudio del SIPRI se estima que EAU, Arabia Saudí y el régimen israelí se están preparando para la posibilidad de un conflicto militar con Irán —que representó sólo el 0,9 % de las importaciones de armas—, y se hace alusión igualmente a la disputa de Emiratos, Arabia Saudí y otros países con Catar, que también ha estado cerca de dar pie a una escalada violenta.

Entre 2014 y 2018, Riad recibió de EE.UU. y el Reino Unido 94 aviones de combate equipados con misiles de crucero y otras armas guiadas, y en el próximo lustro tiene programado recibir 98 aviones más, 83 tanques y sistemas antimisiles estadounidenses, 737 vehículos blindados canadienses, 5 fragatas españolas y misiles balísticos de corto alcance ucranianos.

En cuanto a EAU, en el período estudiado recibió sistemas antimisiles, misiles balísticos de corto alcance y unos 1700 vehículos blindados de transporte de tropas de Estados Unidos, además de tres corbetas de Francia, mientras Catar se hizo con tanques alemanes, aviones de guerra franceses y misiles de corto alcance chinos.

Mientras los países árabes del sur del Golfo Pérsico gastan ingentes cantidades de dinero en armamento occidental, Irán —que no ha atacado a ningún país en más de dos siglos— está sometido desde hace años a distintos embargos de armas, lo que ha llevado a Teherán a buscar la autosuficiencia y a desarrollar una industria propia centrada en la disuasión.  

mla/ftn/hnb

Comentarios