• Hospital de Médicos Sin Frontera en Kunduz (Afganistán), tras ser blanco de un ataque aéreo estadounidense.
Publicada: lunes, 26 de octubre de 2015 19:21

La Unión Europea (UE) ha repudiado el reciente bombardeo de EE.UU. contra un hospital de Médico Sin Fronteras (MSF) en Kunduz, sita en el norte de Afganistán.

El Consejo (de ministros de Desarrollo de la UE) deplora la pérdida de vidas tras el ataque aéreo contra el hospital de MSF. Espera los resultados de las diferentes investigaciones”, han expresado este lunes los Veintiocho en un texto de conclusiones que aprobaron al margen de su reunión celebrada este lunes en Luxemburgo.

El Consejo (de ministros de Desarrollo de la UE) deplora la pérdida de vidas tras el ataque aéreo contra el hospital de MSF. Espera los resultados de las diferentes investigaciones”, han expresado los ministros de Desarrollo de la UE.

30 muertos y decenas de heridos dejó el 3 de octubre de 2015 un ataque aéreo estadounidense contra un hospital de MSF en Kunduz, según la misma organización no gubernamental (ONG).

Para la UE, es “vital” que todas las partes en el conflicto respeten los principios humanitarios internacionales y las instalaciones médicas y de agencias de asistencia

El bloque europeo también ha advertido que las últimas ofensivas del grupo armado Talibán contra Kunduz “son un recordatorio” de que la estabilidad, el desarrollo y el progreso conseguidos durante varios años en Afganistán “están en juego”.

Elementos de Talibán en Kunduz.

 

Además, ha exhortado al Gobierno de Kabul y a todos sus socios en la región a implicarse de una “forma creíble” para poner fin al conflicto y garantizar la estabilidad del país surasiático.

Tras el bombardeo estadounidense contra el hospital de MSF, se pusieron en marcha varias investigaciones independientes, ya que la oenegé afirmó que no confiaba en una pesquisa unilateral realizada por parte del Ejército estadounidense.

El Departamento de Defensa de EE.UU. (Pentágono) en un principio trató de justificar su actuación pretextando la presencia de los milicianos de Talibán en el lugar, un alegato que fue desmentido de inmediato.

mjs/ctl/nal