• 17 años tras invasión, Afganistán sigue viviendo bajo el terror
Publicada: martes, 13 de noviembre de 2018 12:55
Actualizada: martes, 13 de noviembre de 2018 13:28

Afganistán todavía sufre las secuelas de la guerra 17 años después de la invasión de EE.UU., y se ha convertido en un sangriento callejón sin salida.

Desde la invasión estadounidense en 2001, Afganistán nunca había sido tan insegura como ahora. El grupo Talibán controla más territorio que en ningún otro momento desde la caída de su régimen, hace 17 años.

Con el paso del tiempo, el conflicto no solo se ha intensificado, sino que también se ha vuelto más complicado. Además, el número de grupos terroristas y de sus miembros se ha multiplicado.

Grupos de derechos humanos, politólogos y hasta las propias autoridades afganas creen que la crisis actual en Afganistán, es resultado directo del fracaso o más bien de la desidia de las fuerzas de EE.UU. en realizar su objetivo principal, que es la lucha contra el terrorismo y la presencia militar extranjera.

Las fuerzas afganas luchan duramente para frenar la expansión de los talibanes. Pero su número de víctimas es alarmantemente alto y parece estar en aumento debido a la falta de un liderazgo sólido e inspirador y de una logística adecuada.

Según las cifras oficiales, más de 2400 soldados estadounidenses han muerto, y unos 25 mil han resultado heridos desde el inicio de la invasión en 2001. Actualmente, unas 26 mil tropas foráneas, entre ellas 16 mil estadounidenses, están en Afganistán. Según datos oficiales, más de 30 mil civiles han muerto.

xsh/rba

Comentarios