• Avión de la empresa Emtrasur.
Publicada: miércoles, 7 de septiembre de 2022 13:57
Actualizada: viernes, 16 de septiembre de 2022 23:27

Venezuela reitera su reclamo por el avión retenido en Argentina hace ya tres meses y denuncia la medida por ser una “persecución criminal”.

El ministro venezolano del Poder Popular para el Transporte, Ramón Celestino Velásquez, reiteró el martes a Argentina la liberación del avión retenido en el Aeropuerto de Internacional de Ezeiza, en Buenos Aires, después de que hace tres meses la justicia argentina ordenase su inmovilización.

“Al cumplirse hoy 6 de septiembre tres meses del secuestro del avión de Emtrasur, exigimos la liberación de los bienes que le pertenecen a nuestra patria. Basta ya de la imposición de sanciones y la persecución criminal”, aseveró el ministro venezolano a través de un mensaje publicado en la red social Twitter.

Velásquez también se refirió a las afirmaciones del presidente venezolano, Nicolás Maduro, al respecto y puso énfasis en que todo el mundo tanto en Argentina, como en Venezuela, saben que el mencionado avión y su tripulación “están retenidos ilegalmente”. En efecto, agregó, todo lo ocurrido es “una maniobra de EE.UU.”.

Un avión Boeing 747-300, cargado de piezas para compañías del sector automotriz y cubría la ruta Ezeiza-Montevideo (Uruguay)-Caracas (Venezuela), ingresó en Argentina el pasado 6 de junio procedente de México y dos días después despegó para ir a Uruguay, pero aterrizó nuevamente en el aeropuerto argentino de la localidad bonaerense de Ezeiza porque el país vecino no habilitó su aterrizaje, esto mientras necesitaba cargar combustible.

Las petroleras argentinas, a su vez, no cargaron combustible al avión, so pretexto de las sanciones de EE.UU.. Unos días después, un juez ordenó retener los pasaportes e impedir la salida del país de los miembros de la tripulación —5 iraníes y 14 venezolanos— en el marco de una causa sin base por posibles vínculos con el terrorismo internacional.

A principios de este agosto, la Justicia argentina autorizó la partida de 12 de los 19 tripulantes del avión. No obstante, decidió retener todavía a cuatro iraníes y tres venezolanos, considerando que aún hay elementos para investigar, luego de que EE.UU. pidiera el 2 de agosto a las autoridades argentinas la incautación de la aeronave.

El avión pertenece a la empresa Emtrasur, una filial de la venezolana Conviasa, y fue comprado hace un año a la aerolínea iraní Mahan Air. Las autoridades del país persa han detallado que los documentos de venta del avión a Caracas han sido registrados, de acuerdo a los mecanismos y leyes internacionales.

ftn/hnb