• El ministro venezolano de Asuntos Exteriores, Félix Plasencia.
Publicada: martes, 7 de diciembre de 2021 17:43

Venezuela ha calificado el reconocimiento de la ONU al Gobierno de Nicolás Maduro como una bofetada en contra del injerencismo y una contundente victoria de DDHH.

Una contundente victoria del Derecho Internacional y una bofetada en contra del injerencismo y la agresión imperialista”, ha escrito el canciller venezolano, Félix Plasencia, en un mensaje publicado este martes en su cuenta de Twitter.

Aludiendo a los grupos opositores venezolanos que rechazan la legitimidad del Gobierno de Venezuela presidido por Nicolás Maduro, el jefe de la Diplomacia venezolana ha calificado el respaldo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como “un ‘baño de realidad’ a quienes persisten en dar oxígeno a una fantasía política moribunda, con la intención de seguir lucrándose de los activos robados al país”.  

Por su parte, la vicepresidenta Ejecutiva de Venezuela, Delcy Rodríguez, ha aseverado que EE.UU. estaba detrás de este entramado antijurídico y tenía como objetivo poner en riesgo el poder político del país suramericano.

“Nuestro pueblo ha resistido heroicamente una de las agresiones más salvajes que haya conocido nuestra historia”, ha tuiteado.

 

El martes, el embajador venezolano ante la ONU, Samuel Moncada, informó en su cuenta de Twitter que la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) aprobó reconocer las credenciales del Gobierno del presidente Maduro como representante legítimo de la República Bolivariana de Venezuela, y calificó de una victoria del pueblo soberano contra las agresiones coloniales de EE.UU.

Después de la reelección de Maduro en 2018, algunos países occidentales resolvieron desconocer al mandatario venezolano, tras considerar que los comicios carecían de legitimidad y transparencia, pues dieron su respaldo al exdiputado Juan Guaidó, quien en enero de 2019 se autoproclamó “presidente encargado”.

En ese entonces, más de 50 países expresaron su apoyo a Maduro, mientras Caracas exigió “respeto a la soberanía nacional, el derecho a la autodeterminación de los pueblos, a la integridad territorial y a la no injerencia en asuntos internos, así como a la obligación de no amenazar la paz y la seguridad”.

mmo/msm/hnb