• Los partidarios del encarcelado líder del PKK, Abdolá Ocalan, llevan su retrato en una marcha en la ciudad de Kobani, norte de Siria.
Publicada: viernes, 2 de febrero de 2018 15:40

El encarcelado líder del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, por sus siglas en kurdo), Abdolá Ocalan, ha colaborado en el diseño de la política de EE.UU. en Siria, sugiriendo a Washington establecer un ‘ejército’ y un ‘nuevo Estado kurdo’ en el norte del país árabe.

Ocalan brindó servicios de consultoría a EE.UU. y formuló recomendaciones para “remodelar toda la región”, ha publicado este viernes el diario turco Yeni Safak, respecto a la coordinación entre Washington y el líder del PKK en el proyecto que busca llevar a la práctica EE.UU. en el norte de Siria.

A través de miembros del PKK, grupo al que Ankara llama terrorista, el representante de EE.UU. en la llamada “coalición contra Daesh (acrónimo árabe del grupo terrorista EIIL)”, Brett McGurk recibía asesoría de Ocalan, que le enviaba mensajes desde la cárcel de Imrali sobre qué hacer en esa área.

Ocalan recomendó por ejemplo a Washington que “la línea Jarabulus-Azaz debe estar unida”, que “las TAF (Fuerzas Armadas Turcas) deberían ser bloqueadas respecto a la ciudad de Afrin (en el norte de Siria)”, que “debería establecerse un ejército confederado” y que “se deben establecer fuerzas de seguridad fronteriza”.

En aplicación de las recomendaciones del jefe del PKK, Estados Unidos anunció recientemente que formará una “fuerza de seguridad fronteriza” de 30.000 miembros en el norte de Siria, compuesta por milicianos kurdos.

En uno de los mensajes enviados desde Imrali, Ocalan aseveró: “Si Estados Unidos quiere, puede establecer un ejército para nosotros en seis meses”. “Estamos listos para cooperar con usted no solo en Siria e Irak, sino en la remodelación de todo Oriente Medio”, le dijo a McGurk en otro.

Estamos listos para cooperar con usted no solo en Siria e Irak, sino en la remodelación de todo Oriente Medio”, aseveró el encarcelado líder del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, por sus siglas en kurdo), Abdolá Ocalan en un mensaje al representante de EE.UU. en la llamada coalición anti-Daesh, Brett McGurk.

 

Tras el anuncio por Washington de la formación de un nuevo ejército en Siria, Turquía, indignada por la iniciativa, inició el pasado 20 de enero una operación a gran escala en Afrin, multiplicando bombardeos aéreos y de artillería contra las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo), una milicia kurda siria considerada terrorista por Ankara.

En referencia a los intentos de Washington por establecer “un nuevo Estado” en el norte de Siria (en referencia a un Estado kurdo), con el que comparte más de 900 kilómetros de frontera, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha advertido de que cualquier esfuerzo para llegar a este objetivo “será inútil”.

“No olvide esta sensibilidad”, dijo Erdogan al presidente de EE.UU., Donald Trump, antes de sentenciar: “Nadie debería atreverse a establecer un nuevo Estado allí. Ellos (los kurdos) pagarán el precio si es necesario”.

tmv/mla/ftm/alg

Comentarios