• Niñas sirias en el campamento de desplazados internos de Batinta, en la provincia de Idlib, noroeste de Siria, 26 de noviembre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 26 de mayo de 2022 23:15

La Comisión de Investigación de la ONU para Siria afirma que el cese de la ayuda del Consejo de Seguridad a este país sería un “fracaso de primer orden”.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha admitido que Siria vive la “peor crisis económica y humanitaria desde el inicio del conflicto” y estima que actualmente 14,6 millones de sirios dependen de la asistencia humanitaria, la mayor cifra registrada. De esa cantidad, al menos 12 millones sufre inseguridad alimentaria aguda, un aumento del 51% con respecto a 2019.

El equipo investigador de la ONU para Siria ha resaltado la necesidad de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) extienda la autorización de entrega de suministros humanitarios a los sirios a través del único cruce transfronterizo abierto, ubicado en el noroeste del país, que expira el 10 de julio.

Es una abominación moral que una resolución del Consejo de Seguridad se haya considerado necesaria en sí misma para facilitar la ayuda transfronteriza frente a violaciones constantes (...) de sus obligaciones en virtud del derecho internacional de permitir y facilitar la ayuda humanitaria para los civiles necesitados”, sostenido este jueves el presidente de la Comisión Siria de la ONU, Paulo Pinheiro.

 

El pasado marzo, el conflicto armado en Siria cumplió su undécimo año. La crisis siria se ha cobrado la vida de más de 400 000 personas y ha obligado a que seis millones de sirios se refugien en países vecinos, en Europa y otros países occidentales, además, otros ocho millones de ciudadanos han tenido que dejar sus hogares para vivir como desplazados internos.

A pesar de que los combates han disminuido en la mayoría de las partes de Siria, las hostilidades continúan y millones de sirios siguen en condiciones de crisis humanitaria, y lo más alarmante es que, según informes, Estados Unidos está planeando revitalizar al grupo terrorista Daesh para justificar de esta manera su presencia en el país árabe.

El Gobierno de Damasco ha denunciado en reiteradas ocasiones las sanciones crueles de Estados Unidos y la Unión Europea (UE) que impiden el acceso a sus fuentes estancadas en países extranjeros, así como la falta de ayuda internacional para reconstruir el país azotado por la guerra.

msm/ncl/mkh