• El representante permanente sirio ante las Naciones Unidas, Bashar al-Yafari, habla en una sesión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.
Publicada: jueves, 20 de junio de 2019 5:41

El Gobierno de Damasco asegura que seguirá luchando contra las agrupaciones terroristas y la ocupación extranjera de sus tierras hasta la victoria final.

El representante permanente sirio ante las Naciones Unidas, Bashar al-Yafari, volvió a denunciar el miércoles los continuos ataques y crímenes del grupo terrorista Frente Al-Nusra (autoproclamado Frente Fath Al-Sham) contra los civiles en la provincia noroccidental de Idlib, y ciudades y aldeas vecinas.

En declaraciones ofrecidas en una sesión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), Al-Yafari repudió, en concreto, un ataque de extremistas de Al-Nusra cometido hace dos días contra un poblado sureño de la provincia de Alepo, y que dejó un saldo de 12 civiles muertos y más de 16 heridos.

LEER MÁS: Mueren 12 civiles por ataque con cohetes de terroristas en Alepo

“Este crimen bárbaro es parte de la serie de crímenes de la alianza terrorista Frente Al-Nusra, que figura en la lista de organizaciones y entidades terroristas del Consejo de Seguridad y es brazo de Al-Qaeda en Siria, por tanto, requiere una clara condena del Consejo de Seguridad”, aseveró el funcionario sirio.

LEER MÁS: Siria repele ofensiva terrorista en Hama y mata a 120 extremistas

Poner fin al sufrimiento de los sirios en Idlib y otras áreas requiere tratar las causas principales de este sufrimiento generado de las políticas de los gobiernos de los países que patrocinan el terrorismo y las prácticas de sus organizaciones terroristas y los crímenes de la coalición Internacional (comandada por EE.UU.) y sus milicias mercenarias”, señaló el representante permanente sirio ante las Naciones Unidas, Bashar al-Yafari.

 

De acuerdo con el diplomático sirio, gran parte de los países miembros del CSNU ignora los graves crímenes de los terroristas en Idlib y que la causa de este problema es el continuo apoyo de Turquía y sus socios a los extremistas de Al-Nusra, lo cual constituye una flagrante violación del acuerdo del alto el fuego firmado en septiembre de 2018 entre Ankara y Moscú.

“Poner fin al sufrimiento de los sirios en Idlib y otras áreas requiere tratar las causas principales de este sufrimiento generado por las políticas de los gobiernos de los países que patrocinan el terrorismo y las prácticas de sus organizaciones terroristas y los crímenes de la coalición Internacional (comandada por EE.UU.) y sus milicias mercenarias”, señaló Al-Yafari.

Damasco lleva un tiempo exigiendo al CSNU que condene los ataques de los extremistas contra los civiles y responsabilice de las matanzas a los países que secundan el terrorismo en Siria. “Todo esto fue informado a las Naciones Unidas a través de 800 cartas oficiales dirigidas por el gobierno sirio, pero parece que algunos no quieren leerlas”, lamentó Al-Yafari.

El Gobierno de Siria ha asegurado en reiteradas ocasiones su determinación para liberar la provincia de Idlib —último gran bastión de los terroristas y grupos armados— asegurando que la operación antiterrorista en esta provincia es “segura” y solo es cuestión de tiempo. “Idlib será recuperada como Daraa, Al-Quneitra, Damasco y otras partes de Siria”, recalcó el 29 de mayo pasado, el viceministro de Asuntos Exteriores de Siria, Faisal al-Miqdad.

mnz/ncl/ftn/hnb