• Integrantes de los grupos armados radicados en el centro de Siria.
Publicada: miércoles, 21 de febrero de 2018 22:27
Actualizada: jueves, 22 de febrero de 2018 0:40

El Ejército de Rusia ha denunciado que los grupos extremistas impiden la salida de los civiles de las zonas conflictivas en la región de Guta Oriental, al este de Damasco, capital siria, al tiempo que da por fracasados los diálogos para resolver la crisis en esa área.

“No surtieron efecto los llamamientos del Centro ruso para la Reconciliación (en Siria) a los grupos armados ilegales en Guta Oriental de deponer las armas”, ha lamentado este miércoles el portavoz de este Centro, el general mayor Yuri Evtushenko.

En su comunicado, el alto militar ruso ha informado, además, de que las bandas extremistas no permiten la salida de la población civil de los territorios bajo su control en Guta Oriental, según recoge la agencia oficial rusa de noticias TASS.

Evtushenko ha advertido, asimismo, de que la situación humanitaria, social y económica que se vive en dicha zona se ha tornado “crítica”, mientras ha indicado que “el proceso de negociaciones para una solución pacífica del conflicto en Guta Oriental terminó en fracaso”.

En los últimos días, Guta Oriental, el principal bastión de los grupos armados, entre ellos las facciones afines a Al-Qaeda, en las inmediaciones de Damasco, ha sido escenario de combates después de que los terroristas intensificaran sus ofensivas contra las posiciones del Ejército sirio, además de bombardear, con morteros y artillería, zonas residenciales capitalinas.

No surtieron efecto los llamamientos del Centro ruso para la Reconciliación (en Siria) a los grupos armados ilegales en Guta Oriental de deponer las armas”, lamenta el portavoz de este Centro, el general mayor Yuri Evtushenko.

El portavoz de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Stephane Dujarric, ha anunciado este miércoles la muerte de al menos 100 personas a raíz de los bombardeos y choques en Guta Oriental.

Conforme a la ONU, unas 400.000 personas viven un “infierno en la tierra”, y señala que es responsabilidad de la comunidad internacional poner fin a esta “tragedia humana” que “está ocurriendo ante nuestros ojos”.

Entretanto, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Siria ha acusado a algunos funcionarios occidentales de ser cómplices en los crímenes de los terroristas contra los civiles sirios y ha pedido al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) que sancione a los patrocinadores extranjeros del terrorismo. 

mjs/anz/fmk/rba

Comentarios