• El viceministro ruso de Exteriores, Alexandr Grushkó, en una rueda de prensa, 6 de abril de 2022. (Foto: Reuters)
Publicada: sábado, 14 de mayo de 2022 13:18

Rusia hace sonar las alarmas ante un potencial despliegue de armas nucleares de la OTAN en Suecia y Finlandia, una vez ambos países se adhieran al bloque militar.

En una rueda de prensa celebrada este sábado, el viceministro ruso de Exteriores, Alexandr Grushkó, ha avisado que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) sopesa emplazar armas nucleares en Finlandia y Suecia, países que han peticionado su ingreso en el bloque militar occidental, y cuya anuencia o no, se conocerá en una cumbre en Madrid, capital española, a celebrarse en junio.

Para sustentar esta alerta, el diplomático ruso ha hecho eco de las declaraciones del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, quien, con anterioridad, había afirmado que “las armas nucleares pueden ser emplazadas más cerca de la frontera de Rusia y los dirigentes polacos aseguraron que están dispuestos a recibirlas”.

Si esas declaraciones se confirman en la práctica, por supuesto, habrá que reaccionar con la adopción de medidas de prevención que garanticen una disuasión segura”, ha alertado Grushkó.

 

Según el funcionario, el ingreso de ambos países escandinavos a la Alianza Atlántica sería un cambio estratégico que no puede quedarse sin una reacción política y también sin un detenido análisis sobre las consecuencias de la nueva configuración de fuerzas que puede formarse debido a la ampliación del bloque.

Además, se ha mostrado convencido de que la adhesión finlandesa no fortalecerá, ni la seguridad militar de la OTAN, ni la del país vecino, que mantuvo una relación privilegiada con el Kremlin desde tiempos soviéticos.

“Es muy evidente para cualquier persona con sentido común que el resultado será totalmente al contrario, la seguridad militar de Finlandia se debilitará considerablemente”, ha recalcado.

 

Después de la operación militar lanzada por Rusia el 24 de febrero en Ucrania, los dos países se plantearon solicitar su ingreso en la Alianza simultáneamente en mayo, según los medios locales. Además, apoyando a Kiev ante Moscú, ambos países rompieron su política tradicional de neutralidad en lo que respecta a no suministrar armas a países involucrados en conflictos activos.

Esto, mientras que justo un día después del inicio de su operación en Ucrania, Moscú advirtió a Finlandia y Suecia que su membresía en la OTAN provocaría una respuesta rusa con “serias repercusiones político-militares”.

Es más, las autoridades rusas incluso han amenazado con el despliegue de armas nucleares en el Báltico, en caso de la adhesión de Finlandia y Suecia a la OTAN. Moscú no busca tal medida y hasta hoy no ha tomado acciones al respecto, pero si se ve obligado “responderá a esta decisión”, avisan.

rth/ctl/mkh