• Un militar del ejército de defensa de Nagorno Karabaj dispara una pieza de artillería hacia posiciones azerbaiyanas, 28 de septiembre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 1 de octubre de 2020 23:03

Rusia advierte que el traslado de terroristas de Siria y Libia a la zona en conflicto de Nagorno Karabaj representa una amenaza para la región.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha aseverado este jueves que los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la Federación de Rusia, en una reunión con el presidente ruso, Vladimir Putin, señalaron “el peligro extremo” en Nagorno Karabaj “asociado con el traslado de militantes desde Siria y Libia”.

El portavoz ruso ha recalcado que “cualquier participación de terceros países en este enfrentamiento puede tener consecuencias extremadamente negativas”.

Estas advertencias se producen después de que una serie de informes afirman que Turquía ha trasladado a numerosos mercenarios del norte de Siria y Libia a la disputada región de Nagorno Karabaj.

 

El miércoles, la Cancillería rusa emitió un comunicado, manifestando que Rusia tiene información sobre el traslado de “militantes de grupos armados ilegales, en particular de Siria, Libia (…) a la zona del conflicto de Nagorno Karabaj para participar directamente en las hostilidades”.

“Estamos profundamente preocupados por estos procesos, que conducen no solo a una escalada aún mayor de la tensión en la zona de conflicto, sino que también crean amenazas a largo plazo para la seguridad de todos los países de la región”, agregó.

El Ministerio de Exteriores ruso llamó a los líderes de los Estados involucrados a tomar medidas efectivas para prevenir la participación de terroristas y mercenarios extranjeros en el conflicto y garantizar su retirada inmediata de la región.

Asimismo, el Kremlin pidió el martes a Turquía que se abstenga de “echar más leña al fuego” y que trabaje por la paz en esta región, que desde el domingo está en el centro del enfrentamiento entre Armenia y Azerbaiyán.

Bakú y Ereván viven enemistados desde el inicio del conflicto Nagorno Karabaj, en 1988, cuando este enclave oficialmente parte de Azerbaiyán, decidió independizarse de la entonces República Socialista Soviética de Azerbaiyán con apoyo del Gobierno de Armenia. En 1994, un alto el fuego puso fin a la crisis, pero no resolvió el problema, por lo que, desde entonces, es frecuente que se registren escaramuzas en la frontera.

tmv/lvs/mkh