• Batería antiaérea del misil Pantsir-S1, de fabricación rusa, dispara un misil tierra-aire en un ejercicio de entrenamiento.
Publicada: domingo, 23 de febrero de 2020 10:05

El primer lote de sistemas antiaéreos Pantsir-S1 de Rusia llegó el sábado a Serbia, tal y como informó el sábado el ministro de Defensa serbio, Aleksandar Vulin.

“Con la compra de estas armas defensivas, únicas en la región, Serbia continúa fortaleciendo su poder de defensa y su potencial de disuasión”, afirmó el sábado el servicio de prensa del aludido Ministerio.

En la nota también se precisa la posición del mandatario serbio, Aleksander Vucic, respecto a que tal compra facilitará y reforzará la consigna de Serbia, de ser un Estado militar neutral.

El pasado 20 de enero, una fuente familiarizada con la cooperación militar técnica entre Rusia y Serbia informó de que este último recibiría una batería antiaérea rusa de seis sistemas de misiles Pantsir-S1.

Según los medios de comunicación locales, el lote, que incluye dos de los seis sistemas, llegó a Serbia a través del espacio aéreo de Bulgaria y tras visita del ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, a Belgrado, capital serbia, el 17 de febrero y tras la rúbrica de un acuerdo final.

Los soldados serbios ya han recibido el entrenamiento correspondiente para usar estas nuevas armas rusas.

 

La entrega de los sistemas rusos se produjo en momentos en que Estados Unidos intentaba disminuir la influencia del país euroasiático en Serbia.

Moscú y Belgrado mantienen buenos nexos bilaterales. De hecho, Rusia entregó el año pasado aviones, helicópteros, tanques y radares a Serbia en el marco de un acuerdo militar suscrito entre ambas naciones.

Tras el inicio del conflicto en Ucrania en 2014, las relaciones entre Rusia y EE.UU. y también la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) han experimentado un deterioro a niveles nunca vistos desde la Guerra Fría.

De hecho, Estados Unidos ha enviado gran cantidad de soldados y decenas de tanques a diversos países próximos a Rusia para prepararse ante lo que la OTAN califica de “amenaza rusa”. Este país, a su vez, ha denunciado que se trata de una inadmisible amenaza directa a su seguridad nacional.

mag/ctl/msf