• Paracaidistas serbios descienden con las banderas nacionales de Serbia (dcha.) y la de Rusia, noviembre de 2014.
Publicada: viernes, 3 de noviembre de 2017 2:38
Actualizada: viernes, 3 de noviembre de 2017 3:15

El ministro de Exteriores de Serbia rechaza el llamado de Washington a elegir bando y opta por proteger sus buenos lazos con Rusia.

Ivica Dacic rechazó el jueves el llamamiento de Estados Unidos a elegir un bando de una vez por todas y dejó claro que Serbia seguirá manteniendo buenas relaciones con Rusia y con cualquier otro Estado que favorezca sus intereses. 

De este modo respondió a las declaraciones del ‘número dos’ del Departamento de Estado de EE.UU. para Asuntos Europeos y Euroasiáticos, Hoyt Brian Yee, quien en su encuentro con el presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, dijo que “Serbia no puede sentarse en dos sillas al mismo tiempo”, refiriéndose a los lazos que mantiene tanto con Occidente como con Rusia. 

“Lo que no queremos es que alguien nos mueva nuestra propia silla (...) lo importante es ver qué es lo que nos beneficia”, afirmó Dacic al indicar en una entrevista con la agencia de noticias británica Reuters que Serbia pretende mantener el delicado balance entre ambos polos.

Lo que no queremos es que alguien nos mueva nuestra propia silla (...) lo importante es ver qué es lo que nos beneficia”, afirma el ministro de Exteriores de Serbia, Ivica Dacic.

 

Washington pretende disminuir la influencia rusa en Serbia, un país que aspira a convertirse en miembro de la Unión Europea (UE), su mayor socio comercial e inversor, y que también mantiene una relación especial con Rusia, de la que depende para sus suministros de gas y petróleo. 

El vicecanciller ruso, Serguéi Riabkov, criticó recientemente los comentarios del funcionario estadounidense. “EE.UU. en el caso de Serbia intenta, abierta y descaradamente, poner a un Estado soberano ante la falsa elección de estar con Occidente o estar con Rusia”, dijo.

El ministro serbio reiteró, por otra parte, su denuncia hacia lo que considera el doble estándar de la posición de la UE y sus Estados miembro sobre la declaración unilateral de independencia de Cataluña, la cual han rechazado, y a la de Kosovo, que salvo excepciones como la de España, fue reconocida. 

Y es que EE.UU. y los principales países de la UE apoyaron a las autoridades albanesas de Kosovo en la proclamación de independencia de este territorio serbio en 2008. 

snr/ncl/tqi/rba