• El ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigú, ofrece un discurso.
Publicada: jueves, 28 de febrero de 2019 1:00
Actualizada: jueves, 28 de febrero de 2019 2:45

El ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigu, dice que los pasos que da la OTAN obligan a Moscú a tomar las medidas de seguridad de ojo por ojo.

En declaraciones realizadas durante una reunión de la junta del Ministerio ruso de Defensa, Shoigu enfatizó el miércoles que el creciente potencial militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) está arruinando el actual sistema de seguridad que impera en el mundo, lo que obliga a Moscú a tomar represalias.

“La escala y la intensidad de los simulacros se han más que duplicado, y Ucrania y Georgia, que no forman parte de la OTAN, se han involucrado más activamente. Tales pasos están violando el actual sistema de seguridad en el mundo”, ha denunciado.

Según el titular ruso de Defensa, la Alianza Atlántica continúa desarrollando su sistema de avanzada en las inmediaciones de las fronteras orientales del país euroasiático, así como en los países bálticos, y en Europa Oriental y del Sur.

La escala y la intensidad de los simulacros se han más que duplicado, y Ucrania y Georgia, que no forman parte de la OTAN, se han involucrado más activamente. Tales pasos están violando el actual sistema de seguridad en el mundo”, denuncia el ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigu.

 

Como parte de este proceso, prosiguió Shoigu, más de 200 tripulantes de 13 países del bloque militar han adquirido las habilidades necesarias para sobrevolar los territorios de los países bálticos y el mar Báltico.

“Sobre este trasfondo, nos vemos obligados a proporcionar una respuesta adecuada, combinando medidas de disuasión estratégicas con un planeado incremento en las capacidades de combate de las formaciones y unidades militares”, agregó.

Shoigu realizó tales comentarios después de que la OTAN diera el lunes inicio a los ejercicios militares ‘Dynamic Manta 2019’ en la costa de Sicilia (sur de Italia), en el mar Mediterráneo, que durarán hasta el 8 de marzo y cuyo objetivo es practicar tácticas de guerra antisubmarina para hacer frente a una eventual amenaza rusa.

Sin embargo, a pesar de que Moscú asegura que no busca ninguna confrontación militar con la OTAN, sí condena la actividad “sin precedentes” de la Alianza Atlántica cerca de sus fronteras y denuncia que justifica su creciente presencia con la supuesta “amenaza rusa”.

ftn/anz/fmd/rba

Comentarios