• Expertos investigan la casa del exespía ruso, Serguéi Skripal, en Salisbury, en el sur del Reino Unido, 22 de marzo de 2018.
Publicada: martes, 3 de abril de 2018 21:42
Actualizada: sábado, 7 de abril de 2018 11:08

El presidente ruso, Vladimir Putin, revela que sustancias similares al agente tóxico empleado contra exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia, identificado por el Reino Unido como ‘Novichok’, pueden fabricarse en unos 20 países, por lo que las acusaciones a Rusia no se sostienen.

“Según los expertos internacionales, semejantes sustancias neuroparalizantes pueden fabricarse en unos 20 países del mundo”, ha afirmado este martes Vladimir Putin, señalando que el laboratorio británico Porton Down aun no han podido “identificar el país de procedencia de ese agente nervioso”.

Además ha expresado su esperanza de que la reunión extraordinaria de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) —prevista para el miércoles por iniciativa de Rusia— analice bien el caso y “permita poner punto final”.

Rechazando las acusaciones sobre que Rusia estuviera involucrada en dicho incidente, Putin se ha mostrado sorprendido por “la velocidad con la que se lanzó una campaña antirrusa” e insiste en que se debe autorizar a Moscú a participar en la investigación al respecto.

Según los expertos internacionales, semejantes sustancias neuroparalizantes pueden fabricarse en unos 20 países del mundo”, señala el presidente ruso, Vladimir Putin.

 

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha denunciado en la misma jornada que “ahora se ha hecho evidente que las acusaciones absolutamente terribles de Londres no se basan en nada”.

“La primera ministra británica se verá obligada a disculparse con Rusia por el caso Skripal, aunque la historia es muy larga y se trata de una estupidez a gran escala”, subraya Peskov.

Tras el fracaso del laboratorio británico Porton Down a la hora de determinar en qué país se fabricó el agente nervioso Novichok, el Ministerio británico de Asuntos Exteriores admitió que su conclusión sobre la presunta responsabilidad de Rusia por el envenenamiento de Skripal se basó parcialmente en “evaluaciones”.

El Gobierno británico recuerda, sin embargo, que los investigadores de Porton Down solo constituyen “una parte de los servicios de información” a su disposición. 

“Sabemos que Rusia ha buscado, durante la última década, los medios de producir agentes neurotóxicos con fines de asesinato, y produjo y almacenó pequeñas cantidades de Novichok”, señala el portavoz del Ejecutivo en un comunicado. 

bhr/nii/

Comentarios