• El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.
Publicada: martes, 24 de mayo de 2016 2:04
Actualizada: lunes, 30 de enero de 2017 10:24

Moscú sigue pasos predecibles y sistemáticos ante la expansión de las fuerzas de la OTAN cerca de las fronteras rusas que evoca la Guerra Fría.

Así lo anunció el lunes el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, al tiempo que advirtió de que las acciones de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) cerca de las fronteras de Rusia harán que los lazos entre ambos lados vuelvan a la era de la Guerra Fría.

Subrayó, asimismo, que Moscú no considerará más la Guerra Fría como “algo de pasado” debido a los movimientos de la Alianza Atlántica en sus fronteras, entre ellos los ejercicios militares de la OTAN. Moscú ha repudiado estas maniobras pues las considera una amenaza para su seguridad nacional.

Este es un motivo de preocupación para Moscú y el motivo de una serie de pasos predecibles, sistemáticos y consecutivos que Rusia está tomando para proteger sus intereses de seguridad en las circunstancias actuales", asegura el portavoz del Kremlin Dmitri Peskov.

"Este es un motivo de preocupación para Moscú y el motivo de una serie de pasos predecibles, sistemáticos y consecutivos que Rusia está tomando para proteger sus intereses de seguridad en las circunstancias actuales", agregó Peskov.

Las declaraciones de Peskov vinieron después de que el jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, revelara los planes de la Alianza para aumentar su presencia militar en el este de Europa e informara de que tomará “decisiones claves” ante la “agresión rusa”.

 

Por su parte, Alexandr Grushkó, el embajador de Rusia ante la OTAN, acusó el sábado al bloque militar de tratar de desestabilizar la región del Báltico y aseguró que su país vigilará los movimientos de la Alianza.

La OTAN, que tras el surgimiento de la crisis en Ucrania en 2014, experimenta un empeoramiento de sus relaciones con Rusia hasta niveles no vistos desde la Guerra Fría, multiplicó sus maniobras militares y patrullas marítimas, terrestres y aéreas, en el este de Europa, además de aumentar su presencia militar en los países bálticos.

Rusia, a su vez, anunció el viernes el aumento de su presencia militar en el suroeste del país y el mejoramiento del equipamiento de sus fuerzas, con modernos equipos bélicos, para contrarrestar posibles amenazas del Occidente.

tqi/ncl/hnb

Comentarios