• La sede de la Cancillería de Irán en Teherán, la capital.
Publicada: domingo, 26 de mayo de 2019 17:22

La Cancillería iraní ha rechazado este domingo las reclamaciones de un funcionario kuwaití sobre el inicio de unas conversaciones entre Teherán y Washington.

El portavoz del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Seyed Abás Musavi, al echar por tierra las declaraciones del viceministro kuwaití de Exteriores, Jalid al-Yaralá, sobre el establecimiento de un diálogo entre la República Islámica y EE.UU., ha recalcado que no existen “conversaciones directas o indirectas” entre ambas partes.

A su vez, el vicecanciller iraní, Seyed Abás Araqchi, ha desmentido la misma jornada la posibilidad de negociar con la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump.

“La República Islámica de Irán está preparada para establecer una relación equilibrada y constructiva con todos los países de la región del Golfo Pérsico, basada en el respeto y los intereses mutuos”, ha agregado Araqchi durante su viaje regional a Mascate, la capital de Omán.

La República Islámica de Irán está preparada para establecer una relación equilibrada y constructiva con todos los países de la región del Golfo Pérsico, basada en el respeto y los intereses mutuos”, ha manifestado el vicecanciller iraní, Seyed Abás Araqchi.

 

El vicecanciller iraní ha hecho hincapié en que el país persa no busca ningún tipo de tensiones en la región y ha considerado el fin de las sanciones impuestas por EE.UU. a Irán la única manera de lograr la paz y la estabilidad en la zona.

“La imposición de sanciones contra Irán es un experimento fallido, que se ha intentado antes en muchas ocasiones”, ha añadido el viceministro iraní de Exteriores.

A principios del presente mes de mayo, Trump manifestó que EE.UU. está dispuesto a conversar con Teherán justo un año después de retirarse del acuerdo nuclear de 2015 con Irán y reimponer los embargos a la República Islámica.

El presidente norteamericano endureció luego su retórica diciendo que una guerra con Irán “sería el fin oficial” de Teherán, pero muy pronto se vio obligado a retractarse y a asegurar que su Gobierno no quiere una confrontación.

Las Fuerzas Armadas iraníes han rechazado las amenazas de EE.UU. y aseverado que Washington no se atreverá a entrar en una guerra sobre el terreno con Irán, ya que no le beneficiaría en nada.

Además, las autoridades iraníes han desmentido la oferta de diálogo de Trump diciendo que no aceptarán conversar bajo presiones de ninguna clase, en especial con personas que no cumplen la palabra dada.

fmd/anz/mkh/hnb

Comentarios