• Retos y logros de una Revolución: Sanciones nucleares
Publicada: domingo, 17 de marzo de 2019 8:04

Estados Unidos ha adoptado un enfoque negativo hacia la Revolución Islámica de Irán desde su victoria en 1979, liderado por el Imam Jomeini (que en paz descanse).

Aunque ha sancionado a Irán económica y políticamente a lo largo de todos estos años, las sanciones relacionadas con la energía nuclear asestaron a Irán un nuevo golpe cuando Estados Unidos afirmó que Irán estaba persiguiendo un programa de armas nucleares.

Todo ello pese a que la Agencia Internacional de Energía Atómica no ha podido dar, en Irán, con indicio alguno de dicho programa de armas nucleares hasta la fecha.

Recurriendo a intensas negociaciones, Estados Unidos logró convencer a la Unión Europea (UE) de que también se uniera a la última tanda de sanciones contra Irán. Consiguió que se aprobara en el Consejo de Seguridad de las naciones Unidas (CSNU) una resolución contra Irán, con el visto bueno previo de los cinco Estados con derecho a veto.

La primera resolución punitiva se emitió en 2006 contra el programa nuclear de Irán. Al año siguiente se aprobó otra resolución para endurecer las sanciones en contra del programa nuclear de Irán y se dictaron sanciones adicionales relacionadas con la compra de armas.

En 2008, además de todas estas sanciones, se limitaron considerablemente las importaciones y exportaciones hacia y desde Irán. La tanda de sanciones más amplia entró en vigor en junio de 2010. Comprendía todos los aspectos del sector industrial iraní, desde la banca hasta el transporte marítimo, las aerolíneas y los iraníes residentes en el extranjero.

Estas sanciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) eran vinculantes para todos los Estados miembros. Además, se sumaron a las que Estados Unidos ya había dictado contra Irán de manera unilateral.

Estados Unidos y algunos otros países continuaron aplicando las sanciones contra Irán. No se le permitió a empresa alguna comerciar con los iraníes en diversos campos, como la energía, la logística y la banca, ya fuera pública o privada.

Pese a que las autoridades estadounidenses insistieron en que las sanciones estaban diseñadas para atacar al régimen iraní, si no hubiera sido por la habilidad demostrada por Irán para sortear las sanciones, los iraníes más vulnerables no habrían tenido acceso ni siquiera a medicamentos básicos.

Se suponía que la rúbrica del Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC or JCPOA, por sus siglas en inglés) en 2015 pondría fin a todas las sanciones que EE.UU., la UE y el Consejo de Seguridad de la ONU le habían impuesto a Irán. Los estadounidenses no cumplieron la palabra dada ni siquiera dos años y han vuelto a dictar una nueva tanda de sanciones contra Irán.

oma/msf

Comentarios