• El presidente de EE.UU., Donald Trump, en la Casa Blanca, 31 de octubre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 1 de noviembre de 2018 14:41

Un alto clérigo iraní hace hincapié en que la nueva ronda de sanciones de EE.UU. contra Teherán no afectará a la República Islámica.

El ayatolá Naser Makarem Shirazi, jurisconsulto religioso iraní, ha dicho este jueves que la segunda tanda de sanciones de Washington contra Irán —que estará vigente a partir del 4 de noviembre— es la última arma del enemigo para presionar al país persa, sin embargo, ha agregado, no tendrá resultado alguno.

“Lo intentaron día y noche, pero al final llegaron a un punto muerto, y este boicot es también su último recurso, en el que también fracasarán si Dios quiere”, ha asegurado el ayatolá Shirazi en una reunión con el jefe de la Organización de Defensa Pasiva de Irán, el general de brigada Qolamreza Yalali, en la ciudad central de Qom.

El clérigo también ha enfatizado que los estadounidenses sufren alucinaciones y como ejemplo se ha referido a las afirmaciones del presidente de EE.UU., Donald Trump, quien dijo que tras la salida de Washington del acuerdo nuclear suscrito en 2015 entre Teherán y el Grupo 5+1 —entonces compuesto por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania— el país persa está experimentando disturbios en las calles.

Lo intentaron día y noche, pero al final llegaron a un punto muerto, y este boicot es también su último recurso, en el que también fracasarán si Dios quiere”, subraya el ayatolá Naser Makarem Shirazi, jurisconsulto religioso iraní, sobre los intentos de EE.UU. para presionar a Irán mediante las sanciones.

Al mismo tiempo, el clérigo persa ha indicado que EE.UU. busca lograr sus objetivos a través de mentiras y tiene la intención de decidir en lugar de todos los países del mundo, sin embargo, ha añadido, la comunidad internacional no acepta sus imposiciones y Europa tampoco ha obedecido sus restricciones respecto al pacto nuclear, conocido como el Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés).

Entre los objetivos de Washington, ha proseguido, se encuentra socavar el programa de misiles de Irán, disolver el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) y obligar a Teherán a normalizar lazos con el régimen de Israel. No obstante, ha añadido, la República Islámica nunca aceptará tales asuntos.

Trump ordenó en agosto reimponer una primera ronda de sanciones a Irán que afectaba a la compra de dólares estadounidenses, el comercio de metales preciosos y la industria automotriz de Teherán. En noviembre, dirigirá una nueva tanda de sanciones contra el sector de hidrocarburos y de la banca de Irán. 

La jefa de la Diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, aseveró el 26 de septiembre que el bloque comunitario salvará el convenio y pronto elaborará un mecanismo para evadir sanciones antiraníes de EE.UU.

ftn/ktg/msm/hnb

Comentarios