• La foto muestra billetes en rial y dólar.
Publicada: miércoles, 20 de abril de 2016 17:35

El Tribunal Supremo de EE.UU. ha sentenciado a favor del pago a estadounidenses víctimas de ataques terroristas que atribuye a Teherán de casi 2 mil millones de dólares de fondos iraníes congelados.

El fallo ha sido dictado este miércoles tras lograr seis votos frente a dos en una sesión de la Corte, donde la mayoría ratificó una ley federal de 2012 sobre la distribución de activos iraníes depositados en bancos estadounidenses, afirmando que el Congreso no usurpó al adoptarla la autoridad de tribunales menores.

La Corte pretende indemnizar a familiares de 241 militares estadounidenses muertos en un atentado realizado en Beirut (capital libanesa) en 1983, del que Washington acusa a Irán y a las tropas del Movimiento de la Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá).

Dichos fondos, pertenecientes al Banco Central iraní, fueron congelados en virtud de sanciones antiraníes en 2008, implicando a diversos intermediarios financieros, entre los que se cuenta la firma Clearstream, con sede en Luxemburgo.

Edificio del Banco Central iraní, en Teherán (capital).

 

El Banco Central de Irán interpuso en octubre del año pasado un recurso de apelación ante el Tribunal Supremo de EE.UU., instancia que debería estudiar la petición de Irán que impugnaba que el Congreso estadounidense tuviera en 2012 el derecho de ordenar al neoyorquino Citibank que liberase parte de los fondos congelados iraníes a los afectados del atentado en Beirut, mientras continuaba la acción judicial.

En 2012, cuando Teherán apeló la sentencia de un tribunal inferior estadounidense que ordenaba a Irán indemnizar a las víctimas y sus familiares por una suma de 2650 millones de dólares, el Congreso aprobó una ley paar mandar que los pagos se hicieran a través de una cuenta del Banco Central de Irán en Citibank.

No obstante, los argumentos de Irán fueron rechazados por el máximo tribunal estadounidense.

La República Islámica, que ha rechazado en numerosas ocasiones toda implicación en tales atentados, advirtió en diciembre a Washington de las perniciosas consecuencias que acarrearía la confiscación de fondos iraníes en beneficio de lo que llaman “víctimas de terrorismo”.

ftm/mla/rba