• Fuerzas de Movimiento de Resistencia Islámica Palestina (HAMAS), vistos junto a misiles en una manifestación en Franja de Gaza. (Foto: Getty Images)
Publicada: sábado, 7 de mayo de 2022 20:59

El movimiento HAMAS asegura que tomará venganza en caso de que el régimen de Israel cumpla su amenaza de asesinar a los líderes de la Resistencia Palestina.

Abu Obaida, el portavoz de las Brigadas de Ezzedin al-Qassam, brazo armado del Movimiento de Resistencia Islámica Palestina (HAMAS) ha advertido este sábado al régimen de Tel Aviv de que el posible asesinato de cualquiera de los líderes de la Resistencia palestina provocará un terremoto en la región.

Es más, una eventual decisión de Israel abrirá “un capítulo catastrófico” en la historia del régimen de ocupación, pues, por esa insensatez, pagará con sangre y destrucción, ha dejado claro el vocero de HAMAS.

Continuando con sus advertencias, Obaida ha aseverado que HAMAS responderá de tal manera que la operación ‘Espada de Al-Quds’ no será nada en comparación con lo que verá el enemigo sionista.

“Quemaremos las ciudades en el centro [de los territorios ocupados de Palestina] y lanzaremos misiles contra Tel Aviv y Gush Dan, si Israel cumple con sus amenazas, aquellas que superan la imaginación del enemigo”, ha prometido Obaida.

 

Tales avisos salen a la luz después de que autoridades y medios israelíes exigieran el asesinato de altos funcionarios del movimiento palestino, en concreto del líder político de HAMAS en Gaza, Yahya Sinwar.

En este contexto, el diputado israelí de extrema derecha Itamar Ben Gvir, pidió bombardear la casa de Sinwar y matarlo. Esto luego de una operación de represalia palestina registrada el jueves en Elad, cerca de Tel Aviv, lo cual se llevó a cabo en respuesta a las agresiones de Israel en la Mezquita Al-Aqsa, situada en la ciudad Al-Quds (Jerusalén).

Anteriormente, Sinwar había hecho hincapié en que HAMAS no dudará en tomar cualquier medida, si este régimen no cesa sus agresiones contra Al-Aqsa; a la vez que llamó al pueblo palestino a prepararse para una gran batalla contra los israelíes.

Estas afirmaciones desataron también el terror de figuras y medios israelíes. De hecho, consideraron que el líder palestino representa un peligro real para el futuro de Israel, razón por la cual instaron su asesinato lo antes posible.

Israel ha llevado a cabo numerosos asesinatos desde la formación del régimen hace 74 años. Este crimen alcanzó su punto máximo durante la Segunda Intifada (levantamiento) que estalló en 2000, en un intento de detener una ola de ataques en ciudades israelíes.

mdh/ncl/hnb