• Los soldados israelíes participan en operaciones en Cisjordania.
Publicada: miércoles, 25 de noviembre de 2020 9:56

Fuerzas israelíes expulsan por la fuerza a más de 10 familias palestinas de sus casas en el norte del valle del Jordán a fin de tener más espacio para ejercicios.

La agencia oficial palestina de noticias WAFA informó el martes que las fuerzas militares del régimen de Israel desalojaron a los palestinos de sus hogares en las aldeas de Al-Burj y Al-Mayta en el valle del Jordán, ubicado en la Cisjordania ocupada.

Moataz Basharat, un alto funcionario que supervisa las actividades de los asentamientos israelíes en la zona, confirmó la noticia y señaló que los ejercicios se están realizando con munición real por lo que es necesario “expulsar a los palestinos del valle del Jordán y controlar el sitio”.

El desplazamiento forzado de las familias en esta zona se produjo en la misma jornada que las fuerzas de ocupación israelíes asaltaron las tierras palestinas en el centro de Cisjordania.

 

Wafa informó que arrasaron tierras palestinas en el área de Khaled Alayan, al oeste de Salfit, bajo el pretexto de abrir una carretera.

Tras la fundación del régimen del Israel (1948), además de la muerte, los palestinos han tenido que enfrentar en forma sistemática y cotidiana una represión constante, detenciones arbitrarias, la cárcel, el desplazamiento forzado y la expulsión de sus hogares.

Esta última medida ilegal israelí es el resultado de la ampliación de la construcción de los asentamientos ilegales en los territorios ocupados palestinos y, también, la construcción del muro de separación israelí. Y tiene como objetivo impedir el ingreso de los palestinos a sus propias viviendas y tierras. 

Las autoridades palestinas denuncian que la construcción de nuevas viviendas israelíes en los territorios ocupados viola las resoluciones de las Naciones Unidas y piden la intervención de la comunidad internacional para detener el expansionismo del régimen israelí.

Por su parte, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) condena la construcción de nuevos asentamientos ilegales en Palestina y advierte que el expansionismo del régimen de Tel Aviv desvanece la solución de dos Estados al conflicto israelo-palestino.

msm/ktg/mnz/mkh