• Infografía de HispanTV
Publicada: martes, 29 de mayo de 2018 19:27

El 13 de septiembre de 1993, en Washington, Israel y Palestina firmaron los Acuerdos ‎de Oslo para solucionar el conflicto israelo-palestino.‎

Los Acuerdos, firmados entre la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y el régimen de Israel, preveían la creación de un autogobierno interino palestino —la Autoridad Nacional Palestina (ANP)— para un período de 5 años, y consideraban Cisjordania y la Franja de Gaza como una unidad territorial.

Deberían haberse negociado, sin embargo, las discrepancias más profundas entre las partes del conflicto, en particular, las resoluciones internacionales que Israel se niega a cumplir, como el estatus permanente de Al-Quds (Jerusalén), los refugiados palestinos (que se vieron obligados a abandonar su casa tras ocupación israelí) y los asentamientos ilegales israelíes construidos en los territorios palestinos, entre otros.

Transcurridos 25 años de aquel “día histórico”, las llamadas negociaciones de paz están ahora en un punto muerto, ya que los israelíes ignoraron casi todas las demandas palestinas: el estatus de los 6 millones de refugiados palestinos no ha cambiado y han expandido sus asentamientos en territorios palestinos, ilegales según las leyes internacionales.

Pero, el tiro de gracia a los Acuerdos de Oslo se lo ha dado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump (cuyo país debería desempeñar papel de mediador neutral en el conflicto israelo-palestino), al declarar Al-Quds capital israelí y trasladar la embajada estadounidense de Tel Aviv a esa ciudad sagrada.

 

zss/hnb/nii/